Maternidad y Pediatría

Todo lo que necesitas saber para preparar tus músculos durante el parto

14 diciembre, 2018

Durante el embarazo tus músculos de la pared abdominal y del piso pélvico se distienden a medida que el bebé gana peso, así como por la acción de las hormonas y los cambios físicos y mecánicos, propios de ese periodo.

Estos músculos intervienen en el trabajo de parto y en el parto mismo. Para esa tarea exigente se requiere que estén tonificados y flexibles para dar salida al bebé y evitar lesiones en la musculatura que más adelante puedan terminar en prolapsos, diástasis (separación de un musculo) o incontinencia urinaria. Incluso, también es favorable para su restauración muscular en el posparto.

Desde la semana 12 del embarazo puedes comenzar a practicar ejercicios de fisioterapia para la preparación física del parto. Se trata de ejercicios puntuales para la faja abdominal, las fascias abdominales y la zona perineal, que deben ser dirigidos por fisioterapeutas con entrenamiento en piso pélvico, pues de lo contrario puede haber riesgo de hacer cosas contradictorias para el parto.

Se realizan a partir de esa etapa del embarazo porque medicamente ya se sabe que es viable. La fisioterapia es un procedimiento seguro, no invasivo, que no le va a generar un aborto o un parto antes de lo esperado.

También te puede interesar: https://descubretusalud.com/recomendaciones-trabajo-de-parto/

Prevenir lesiones y daños en la zona abdominal

Sobre los músculos de la faja abdominal profunda están los músculos del recto abdominal que va desde el borde inferior del tórax hasta la línea media del pubis. Son superficiales y son los músculos que coloquialmente llamamos la “chocolatina”, los que se marcan con el ejercicio abdominal.

Los músculos del recto abdominal son flexores de la columna, mantiene el cuerpo erguido, ayudan a mantener a los órganos en su posición, y están involucrados en la inspiración y espiración. Pero a medida que avanza el embarazo se van separando existe un alto riesgo de que se rompan y sufran una lesión denominada diástasis abdominal.

Por las razones dadas anteriormente es fundamental prevenir el daño abdominal y de los músculos del piso pélvico que están involucrados en el parto. Progresivamente con la fisioterapia preparamos los músculos para que tengan un buen desempeño cuando la mujer puje.

Así, si una mamá tiene sus músculos tonificados también se adelantará en ejercicios para la postura que debe mantener durante el embarazo y cuál adoptar en el momento del parto.

Liberar la tensión de las fascias abdominales

La preparación física para el parto también incluye prestar atención a las fascias abdominales, un tejido conectivo, delgado y de apariencia membranosa que recubre las estructuras musculares, pero que pueden generar puntos de tensión en el abdomen y hacer que los músculos se rompan.

La técnica de liberación miofascial se basa en movilizar manualmente la fascia muscular para generar mayor movilidad y reducir tensión

También te puede interesar: https://descubretusalud.com/cuidados-posparto/

La combinación de estos ejercicios con los ejercicios de tonificación y fuerza de los músculos abdominales hacen que el bebé tenga mejor movilidad en la barriga y que tú tengas menos puntos de tensión. Además, al momento del parto se evitará que esos puntos de tensión rompan el músculo del recto abdominal anterior.

Masaje perineal

De otra parte, sobre la semana 32 puedes empezar con los masajes de la región perineal, para que tu piso pélvico esté flexible y cuando pujes se dañe lo menos posible.

Es un masaje que se enseña a realizar en el interior de la vagina, sobre sus paredes y cuidando de no tocar el cuello del útero. Se enseña en la consulta para que en casa tu pareja te lo realice diariamente por 10 minutos.

El objetivo de este masaje es que sepas como liberar la presión, un aspecto que es fundamental para el momento de tu parto.

También te puede interesar: https://descubretusalud.com/5-beneficios-parto-humanizado/

Contraindicaciones

Los ejercicios de fisioterapia para preparar tus músculos para el parto están recomendados para todas las mujeres embarazadas, incluso, para las que tienen embarazo gemelar o tienen programada una cesárea. Lo que modifica el piso pélvico no es el tipo de parto sino las condiciones musculares previas de la mamá y el peso del bebe.

No obstante, las mujeres que tienen incapacidad médica y recomendación de reposo, así como las que tienen amenaza de parto pretérmino no deben realizarlos.

Sin comentarios

Responder