General

Semana Mundial de la Lactancia Materna: una oportunidad para descubrir su potencial

8 agosto, 2019
Importancia Lactancia Materna

Cada vez que un bebé dentro de su primera media hora de vida entra en contacto piel a piel con su madre para succionar de su seno la leche materna, comienza a recibir el alimento más maravilloso y completo para suplir sus necesidades nutricionales y de desarrollo.

Además, empieza a estimular en el cerebro del bebé la sensación de relajación y felicidad. 

Beneficios para la bebé y la madre

Los niños que disfrutan de la etapa de lactancia materna tienen menor riesgo de desarrollar gastroenteritis, resfriados, enfermedades respiratorias como el asma, algunas alergias de la piel, síndrome de muerte súbita del lactante y a largo plazo hay menos probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2, obesidad y enfermedades cardiovasculares. 

Mientras que las madres lactantes tienen menos posibilidades de manifestar diabetes tipo 2 y cáncer de seno y ovario.

Por otra parte, pierden con más facilidad el peso ganado durante el embarazo y emocionalmente tiene más recursos para reducir el riesgo de depresión postparto. 

También como sociedad nos beneficiamos de la lactancia materna, de ahí que anualmente en agosto celebremos la Semana Mundial la Lactancia Materna promovida por la Organización Mundial de la Salud y Unicef para incentivar su práctica, fomentar políticas públicas que contribuyan a la salud de los lactantes y la madre.

También te puede interesar: Consejos y posturas recomendadas para tener una lactancia exitosa.

Acompañar la experiencia

La experiencia de amamantar ha sido paralela a nuestro desarrollo como especie y civilización, en la medida que a lo largo de la historia y en diferentes culturas han reflexionado sobre la misma.

Así, como sociedad hemos investigado sobre cómo vivir el proceso para aprovechar todos los beneficios de un alimento que tiene componentes que ninguna leche de fórmula podrá igualar, no genera gastos adicionales para los padres y promueve el vínculo entre madre e hijo. 

En Colombia, solo uno de cada tres niños vive el periodo de lactancia materna exclusiva durante seis meses.

El tiempo recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Así mismo, tenemos dificultades para continuar la lactancia materna hasta los dos años con la progresiva introducción de la alimentación complementaria. 

La promoción de la lactancia materna conlleva a que brindemos acompañamiento a las madres y las familias para afrontar los factores que la desestimulan en diferentes momentos: antes del parto y durante el posparto.

Por ejemplo, es común encontrar dificultades con la técnica para amamantar o problemas de succión del bebé, a la vez que ayudamos a superar las creencias infundadas y sin soporte científico que afectan el proceso.

También te puede interesar: ¿Cómo me cuido para conseguir una lactancia materna saludable para mi y mi bebé? }

A menudo el proceso de lactancia se interrumpe cuando las madres deben retomar sus deberes laborales. Esto implica que como profesionales de la salud que acompañamos a las familias lactantes sepamos orientarlas sobre cómo prepararse con antelación para esta situación: enseñarles las técnicas de extracción, conservación y refrigeración de la leche, así como orientar a los cuidadores del bebé para alimentarlo sin recurrir a los biberones. 

Entornos laborales amigables

Adicional a estos esfuerzos, también demandamos de la sociedad que arrope a la lactancia materna como una práctica natural y de gran connotación afectiva para el crecimiento y desarrollo de la primera infancia. 

Se trata de que promover entornos laborales donde las madres puedan extraerse la leche durante los descansos que la legislación colombiana les otorga.

Y que lo puedan hacer en lugares higiénicos, con condiciones para su refrigeración y almacenamiento, a la vez que se sientan cómodas para hacerlo y el bebé pueda seguir disfrutando los beneficios de la lactancia. 

Sin comentarios

Responder