Maternidad y Pediatría

¿Cómo recuperar tu piso pélvico después del parto?

15 febrero, 2019
¿Cómo recuperar el piso pelvico después del parto?

Después del parto, como madre te preocupas por brindarle todos los cuidados a tu bebé desde sus primeros meses de vida. Asimismo, el postparto también es un periodo para cuidar tu salud física y emocional, tal como sucede con la recuperación de los músculos del piso pélvico.

También te puede interesar:”Recién nacidos: Primeros cuidados que debes tener en cuenta para tu bebé

La importancia de los músculos del piso pélvico

El piso de la pelvis es hueco y sus músculos cargan los órganos de varios sistemas como la vejiga, la uretra y el recto; y en las mujeres también el útero y la vagina.

Durante el embarazo el bebé crece, gana peso y los músculos del piso pélvico se relajan. Por este motivo es muy importante que en el postparto vuelvan a su sitio para evitar posibles defectos del piso pélvico como la incontinencia urinaria y/o fecal, dolor durante las relaciones sexuales y dolor en la pelvis.

La recuperación de estos músculos es independiente de si tuviste un parto vaginal o una cesárea.

¿Por qué hacerlos?

Es usual que muchas mujeres no comenten ni consulten en el posparto si notan, por ejemplo, escapes de orina cuando tosen, ríen, estornudan o cuando realizan maniobras como levantar cargas pesadas o cargar al bebé.

Y esto conlleva a que se consulte muy tarde cuando se ha causado traumas importantes a los músculos del piso pélvico que son fundamentales en la contención urinaria y fecal.

Desde los controles prenatales te enseñarán la importancia de los músculos del piso pélvico y te mencionarán que posiblemente debas hacer ejercicios para su recuperación y entrenamiento durante el postparto.

¿En qué momento empezar?

Al siguiente día del parto puedes empezar los ejercicios y realizarlos durante los seis meses del postparto, este es un tiempo fundamental que tiene el cuerpo para el retroceso de los tejidos.

Algunas recomendaciones antes de empezar

Para empezar, debes saber cómo hallar el músculo elevador del ano. Esto lo puedes hacer de tres posibles formas: apretando el ano, apretando la vagina o apretando la uretra. Es una sensación como si quisieras retener la orina, un gas o apretar el miembro de tu pareja. Una contracción del piso pélvico es todo lo contrario de pujar.

Mantén tus rodillas dobladas y separadas. No juntes las piernas ni los glúteos y no contraigas tu abdomen.

No es necesario llevar una vestimenta especial para hacer los ejercicios. Su practicidad te permite que los puedas realizar acostada en la cama y cuando tengas más habilidad, los puedes hacer sentada, cruzada de pierna y sin mover los glúteos. Incluso, puedes realizarlos de pie o caminando.

Ejercicios en casa

Un ejercicio para empezar es contraer el músculo, soltarlo y descansar. Hazlo despacio y muy consciente de la acción. Realízalo durante cinco minutos, tres veces al día.

El propósito es que progreses lentamente en la resistencia y le des reposo al músculo. Entonces, puedes apretar y sostener tres segundos, y descansar seis. En la siguiente semana, contraes el músculo durante 10 segundos y descansas 20, haciéndolo todos los días, tres veces al día.

Y así sucesivamente hasta contraer el músculo durante 15 segundos, y soltarlo durante la misma cantidad de tiempo.

También te puede interesar: «Todo lo que necesitas saber para preparar tus músculos durante el parto»

Ejercicio de las fibras rápidas

Para este ejercicio debes contraer (subir) e inmediatamente soltar (bajar) el músculo. Es recomendable que los realices 10 veces seguidas y descanses un minuto para hacerlo nuevamente. Puedes incrementar el número de veces hasta llegar a 30 en una sesión que dura 10 minutos.

Contraindicaciones

Los ejercicios están contraindicados si tienes dolor en los genitales durante las relaciones sexuales. Esto es motivo de consulta porque puede suceder que estos ejercicios no te sirvan y se empeore el dolor.

En caso de que no encuentres cómo contraer el músculo elevador del ano, debes asistir a rehabilitación para enseñarte a reeducar el músculo o superar los puntos de tensión que no te permiten encontrarlos.

Asimismo, debes consultar si cuando realizas estos ejercicios no sientes la acción de contracción y relajación, pues es un signo de alarmar para revisar.

En rehabilitación se busca que la mamá venga entre 10 y 20 sesiones en el postparto, una o dos veces a la semana. Puede suceder que hay mamás que tienen sus músculos del piso pélvico en buen estado, pero su pared abdominal esté afectada y se debe trabajarla o puede suceder todo lo contrario.

2 Comentarios

  • Reply Allison 19 febrero, 2019 at 4:01 pm

    Hola Soy Allison y me gustaría una cita con la Dra. Bibiana, como la puedo conseguir?

  • Responder