General, Síntomas y causas

No le des la espalda a tu dolor, te contamos cómo aliviarlo

12 noviembre, 2018

La espalda sostiene y también da movilidad al cuerpo, pero con frecuencia se
afecta por el dolor, especialmente en la parte baja, es decir en la zona lumbar, a
raíz de causas mecánicas en la mayoría de los casos.

Este tipo de dolor es el principal motivo de consulta por dolor muscular y su alta
frecuencia con que se presenta en la población ha llevado a considerarla un
problema de salud pública porque puede ser incapacitante y produce ausentismo
laboral.

Un dolor principalmente de origen mecánico

Debido a su origen mecánico el dolor puede aparecer repentinamente como
consecuencia de sobreesfuerzos y movimientos repetitivos en las actividades
laborales, domésticas o cotidianas.

La función de sostén de la espalda hace que también se afecte por movimientos
forzados o prolongados, realizar algunos a los que no está acostumbrado como
levantar cargas pesadas o por excesiva carga laboral que terminan por producir
trastornos mecánicos en los músculos y huesos.

Otros problemas mecánicos que afectan la espalda se encuentran la hernia discal,
los discos lesionados, el estrechamiento del espacio que ocupa la médula espinal,
y los esguinces y distensiones musculares a raíz de lesiones y caídas.

En muy pocos casos el dolor de espalda tiene un origen inflamatorio que puede
estar relacionado con alguna enfermedad como osteoporosis premenopáusica en
el caso de las mujeres, tumores o infecciones en la región lumbar.

A todos nos puede afectar

Todos estamos en riesgo de sufrir un dolor de espalda, pero existen factores que
predisponen a que se presente más en unas personas que en otras.

Aunque no es exclusivo de la vejez el dolor lumbar a medida que se envejece se
pierde tono muscular y la resistencia de los huesos, así el dolor puede empezar
sobre los 30 y 40 años.

Tener un mal estado físico, el sobrepeso y la obesidad, el embarazo, las
maniobras que debe realizar a nivel ocupacional que impliquen un uso excesivo de
los músculos, fumar elevan el riesgo de presentarse el dolor lumbar.

Igualmente, estar expuesto a situaciones de estrés y depresión inciden en la
percepción del dolor por parte de la persona afecta, llegando incluso a volverse
crónico.

También te puede interesar: http://descubretusalud.com/infografia-depresion-enemigo-silencioso-muerte/

Cómo tratar el dolor

El dolor puede ser agudo, que aparece inmediatamente de alguna actividad física
y se supera aproximadamente en tres días o crónico, que es menos común, pero
se intensifica poco a poco y se prolonga por varias semanas.

El reposo está recomendado, pero esto no significa que debas permanecer en la
cama, por el contrario, resulta perjudicial y debilita los músculos. Por eso se
recomienda continuar con las actividades cotidianas en la medida que el dolor lo
permita.

La aplicación de compresas frías en la zona del dolor y posteriormente calor
húmedo y los masajes pueden ayudar a mejorar el dolor agudo para manejarlo en
casa.

Los antecedentes médicos y los síntomas que manifiesta la personas orientan el
diagnóstico. Se puede derivar a fisioterapia o dar medicación cuando el médico
tratante lo recete.

En situaciones más complejas, en las que el dolor es de origen inflamatorio, el
tratamiento se orientará a partir de sus causas.

Un dolor que se prolonga hasta la pierna está acompañado de fiebre, vómitos,
dificulta el movimiento o empeora con las semanas, es necesario acudir a los
servicios de urgencias.

Cuida tu espalda

El lumbago no se produce únicamente por posturas forzadas o actividades a las
que no se está acostumbrado, también se presenta por permanecer durante largo
tiempo en posturas fijas sin poco movimiento como trabajar en escritorios y usar
siempre los mismos tipos de músculos.

Entonces, cuidar y fortalecer tu espalda está en que incorpores una serie de
hábitos que te ayudarán a mitigar el impacto del esfuerzo que produce dolor. Por
ejemplo, sentarse en sillas con respaldo, cuando estés de pie no te encorves y
mantén la cabeza erguida y los hombros en línea recta.

Si vas a levantar manualmente cargas pesadas, es conveniente que dobles las
rodillas y la espalda esté recta para que el esfuerzo de recaiga en los músculos de
las piernas.

Mantente activo para cuidar de tu condición física y fortalece la musculatura de la
espalda con ejercicios de estiramiento y fortalecimiento.

También te puede interesar: http://descubretusalud.com/6-consejos-protegeran-enfermedad-cardiovascular/

Sin comentarios

Responder