Enfermedades

Consulta a tiempo para que una fobia no paralice tu vida

14 mayo, 2019
Fobias: no dejes que paralicen tu vida

Existen tantas fobias como objetos, estímulos y situaciones específicas que puedan generar miedo irracional, persistente, exagerado y patológico que conlleva a una necesidad imperiosa de evitar el estímulo temido.

Las fobias se enmarcan en los trastornos de ansiedad y, por tanto, dentro de sus síntomas la ansiedad forma parte del cuadro clínico. Además, las personas con fobias, cada vez que se exponen al objeto o situación específica, puede tener manifestaciones somáticas como sudoración excesiva, taquicardia, hipertensión, hiperventilación, dificultad respiratoria o falta de aire, opresión en el pecho, calambres musculares y sonrojo.

Una situación duradera

En la vida cotidiana puedes tener ocasiones en la que estás temeroso de enfrentar algunas situaciones o vivir algunas experiencias; sin embargo, se trata de una situación ocasional y no es suficiente para considerarse una fobia. Así, una fobia tiene la característica de que el miedo, la ansiedad o la evitación deben estar presentes un mínimo de seis meses.

Así, una fobia tiene la característica de que el miedo; la ansiedad o la evitación deben estar presentes un mínimo de seis meses.

El miedo y la ansiedad que siente la persona por los objetos y situaciones a las que teme pueden interferir con su rutina normal, su vida laboral, académica y social o bien provocar un malestar clínicamente significativo. Es precisamente cuando sientes que una fobia afecta tu funcionalidad; el momento para consultar y acceder a las terapias que te ayuden a manejar los temores.

También te puede interesar: ‘¿Insomnio? No dejes que lleve las riendas de tu noche’

Fobias sociales y específicas

Hay fobias sociales y específicas. Mientras las primeras se asocian con los temores que pueden sentir las personas a ser juzgados, avergonzados o rechazados por sus pares u otras personas en la interacción social; las segundas son más frecuentes y tienen que ver con los temores a objetos y situaciones que sienten amenazantes; sin que en realidad signifiquen algún peligro real.

Las fobias específicas son el trastorno mental más común en las mujeres y el segundo más común entre los hombres.

Este tipo de fobia incluyen varias categorías: temor a los animales, a la naturaleza y el ambiente, a la sangre, las inyecciones y lesiones, entre otras.

Los objetos y situaciones temidas en las fobias específicas en orden descendente son animales, tormentas, alturas, enfermedades, heridas y muerte. La prevalencia a los 6 meses está entre el 5 y 10%. Entre tanto, la fobia social oscila entre el 2 y 3% de la población general.

Diferentes causas de las fobias

Es de anotar que como en todos los trastornos mentales hay una gran heterogeneidad causal; entre factores genéticos, biológicos, ambientales y de la experiencia de la propia persona.

Una fobia específica tiende a darse en la misma familia. Estudios científicos han mostrado que de dos tercios a tres cuartos de las personas afectadas tiene por lo menos un familiar de primer grado con fobia específica del mismo tipo.

También te puede interesar: ‘¿Por qué el estrés puede causar problemas graves a tu salud?’

Inician a distintas edades

La edad de inicio es variable según el tipo de fobia, por ejemplo, la edad de inicio de las fobias de tipo natural ambiental y la fobia a la sangre, inyecciones y heridas oscila entre los 5 y 9 años. Por el contrario, la edad de inicio más frecuente de la fobia de tipo situacional es mayor; se estima que se presenta a mediados de los 20 años.

Variedad de terapias

El abordaje en estos casos es multimodal tanto psicoterapia, farmacoterapia y el uso de otras terapias como la hipnosis, terapia de apoyo o incluso terapia familiar. En las fobias específicas se usa la terapia de exposición, un tipo de terapia conductual.

Sin comentarios

Responder