Maternidad y Pediatría

¿Qué esperar del desarrollo motor de tu bebé de cero a seis meses?

11 junio, 2019
Desarrollo motor de un bebé de cero a seis meses

El desarrollo motor de tu bebé va de la mano del proceso de mielinización de las vías nerviosas; que en últimas contribuye a la maduración cerebral. Así, progresivamente integra los reflejos que le permitirán desarrollar su tono muscular, los sentidos, movimientos y motricidad fina.

Este desarrollo ocurre por etapas, en las que se espera que el niño tenga y logre determinadas acciones motoras en ese tiempo, pero no hay lío sí se corre unas semanas; pues hay distintos factores que influyen en su desarrollo.

Desarrollo motor: de los cero a tres meses

Un bebé recién nacido es capaz de succionar el pecho de la madre y alimentarse de leche materna. Asimismo, puede reaccionar ante un estímulo fuerte y puede abrir los brazos y cerrarlos; que eso es un reflejo de movimiento que se madura en los primeros tres meses pero que persiste a lo largo de la vida ante situaciones estresantes.

En sus primeros tres meses necesita de tu apoyo para sostener su cabeza y espalda. Sin embargo, cuando lo acuestas boca abajo podrá realizar diferentes maniobras. Siendo un recién nacido volteará su cabeza para ponerla de lado como una maniobra para no ahogarse.

Al cabo del tercer mes, podrá sostenerla por 10 segundos mientras se apoya en sus antebrazos y a los tres meses será capaz de levantarla durante un minuto. También podrá mantener su cabeza erguida cuando lo sientas.  

Cuando el pie de tu bebé recién nacido toca una superficie y esta sostenido de tus brazos, se le activa el reflejo de la marcha automática y enseguida moverá sus piernas con movimientos similares a la marcha.

Este reflejo se afina sobre el tercer mes de vida.

Tu bebé emitirá sonidos vocálicos como “aa”, “ee” y “oo”. También empiezan los sonidos guturales (que vienen de su garganta); además de tener un llanto vigoroso como señal de que está sano.

En el primer mes fijará la mirada, aunque sea un instante en la cara de la mamá y en juguetes de contraste blanco, negro y rojo.

También podría interesarte: ´¿Cómo alimento, baño y acuesto a mi bebé en sus primeros días de nacido?´

Desarrollo motor: de los tres a los seis meses

Acostado boca abajo el bebé se girará para intentar voltearse.

También pasará de apoyarse con sus antebrazos a hacerlo con las manos y los codos estirados, imitando la posición de una foca.

Como resultado de la maduración neurológica, llevará sus brazos a la línea media del cuerpo. Imagina que tu bebé está boca arriba y lleva las dos manos como si tuviera un juguete arriba. Igualmente, podrá sostener su tronco cuando está sentado.

Después del tercer mes seguirá los objetos con la mirada. Eso se debe a que progresivamente se integra el reflejo tónico cervical asimétrico que le permite rotar su cara de la línea media a 45 grados a los lados.

De otra parte, las carcajadas y los gritos para llamar la atención son los sonidos más característicos de esta etapa. Además, volteará a mirar cuando dicen su nombre e incluso sonreirá, es lo que se conoce como la sonrisa social.

Es importante que tu bebé tenga un espacio en el piso donde pueda rolar, debido a que es una superficie firme que le da soporte. Allí podrá explorar sus movimientos para que más adelante empiece a gatear; por eso no es recomendable que el bebé pase mucho tiempo en tu cama.

Los bebés se pueden atrasar en su desarrollo motor porque les restringen el movimiento cuando permanecen sentados o cargados por largo tiempo. Estar en el piso, con la supervisión de los padres o cuidadores, es el mejor aliado en el desarrollo motor de tu bebé. Por supuesto, se recomienda usar un tapete de espuma firme o una colchoneta delgada.

Asimismo, no debes forzar ni frenar las etapas.

Por eso no fuerces a tu bebé a pararse hasta que no lo haga por sí mismo. Un bebé que empiezan a parar desde tan pequeño le gusta estar mejor de pie que sentado o acostado y se puede inhibir un poco el arrastre y los movimientos que lo llevan al gateo.

Sin comentarios

Responder