Enfermedades

Dermatitis atópica: ¿Cuáles son los cuidados que debes tener de tu hijo?

15 marzo, 2019
Dermatitis atópica: ¿cómo prevenirla?

La piel tiene una barrera protectora rica en agua y grasa contra sustancias que pueden producir irritación, pero en los niños con dermatitis atópica se pierde esa protección, la piel se vuelve porosa y es difícil conservar la humedad. 

La dermatitis atópica también afecta a los adultos, pero es en la infancia, entre los seis meses y los cinco años generalmente, cuando aparecen sus primeras manifestaciones.

La mayoría de las personas superan dicho cuadro al entrar en la adolescencia, sin embargo, no están exentas de nuevas exacerbaciones a lo largo de su vida.  Por lo cual, al mantener el control sobre la hidratación de la piel como hábito saludable, conocer los síntomas y desencadenantes de brotes, puede disminuir y evitar su presentación.

Se desconoce las causas por las que un niño desarrolla una dermatitis atópica. Sin embargo, si uno de los padres tiene antecedentes de alergia, hay mayor  probabilidad de heredarla.

Síntomas de la dermatitis atópica

La erupción escamosa por la sequedad de la piel suele aparecer en zonas como las mejillas, cuello, pliegues de brazos y piernas, así como en el tronco. Además, desencadena una picazón intensa con enrojecimiento y secreciones, que puede originar llagas y costras cuando los síntomas se prolongan en el tiempo.  También pueden llevar a otras complicaciones como infecciones asociadas.

También podría interesarte: ´9 Recomendaciones para evitar problemas respiratorios en tus hijos´ 

Desencadenantes

El niño puede experimentar exacerbaciones periódicas por estar expuesto a posibles desencadenantes, entre estos jabones, detergentes, fragancias, humo, cambios bruscos de temperatura, lana y algunas telas sintéticas como el nylon, productos en aerosol como los aromatizantes y solventes. También algunas situaciones como tener la piel seca, el calor, el sudor y estrés, hasta alérgenos de los ácaros del polvo e incluso las alergias alimentarias, pueden influir en su presentación.

Una de las nuevas consideraciones con respecto a la piel de los niños con dermatitis atópica está relacionado con la posibilidad que la piel forme parte del inicio de sensibilización a ciertos alimentos. La porosidad de su piel permite que entren con facilidad micropartículas de alimentos alergénicos que pueden quedar en el ambiente, especialmente en las manos de los padres y cuidadores cuando los tocan.

Medicación

Según los síntomas se puede requerir cremas especiales para la hidratación o corticoides. Una dermatitis atópica severa requerirá un manejo más especializado, donde el pediatra, el dermatólogo y aún el alergólogo pueden ser parte del equipo de seguimiento.

Control de la dermatitis

Hay una serie de recomendaciones para la higiene y el cuidado de tu hijo que le ayudarán a controlar la enfermedad y mejorar su calidad de vida significativamente.

Los baños deben ser cortos y con el agua templada o mejor fría. Puedes dar varios baños al día, pero cuidando de que no sea en una tina ni de que sea con agua muy caliente.

No uses jabones con detergentes; mejor opta por los que productos que sean menos agresivos con el pH de la piel. Puedes buscar los llamados “syndet” que respetan más el manto graso de la piel.

También podría interesarte: Tipos de diabetes: ¿Cuáles son sus diferencias?

Seca al niño con toques suaves sobre la piel, cuidando de no frotar la toalla y dentro de los primeros minutos posteriores al baño aplica la crema hidratante con emolientes, que ayudan a aliviar la resequedad y picazón que se puede derivar.

Control a medida que el niño crece

La edad de los niños puede ser un factor de riesgo para perder el control de la dermatitis. A medida que tu hijo crece, especialmente en la adolescencia, puede sentirse abrumado por lo que implica llevar una rutina de cuidado para su piel y evitar brotes.

No obstante, es fundamental, que el niño esté enterado de su condición y en la medida que su edad se lo permita participe de los cuidados que debe llevar.

Otras recomendaciones

Mantén una buena higiene antes de entrar en contacto con tu hijo. Lava su ropa con jabón suave, sin usar suavizantes ni aromatizantes, pues pueden quedar residuos que le generen una intensa picazón. En la medida de lo posible, lava sus prendas separadas de la demás ropa de los miembros de la casa.

En el caso de los adolescentes quienes inician nuevas rutinas de cuidado diario es mejor que no usen productos de aseo personal en aerosol como desodorantes; una mejor opción son las presentaciones en crema o roll-on, que no traen alcohol.

Para los pies es mejor usar crema en vez de talco y evitar el uso de fragancias directamente sobre la piel, mejor aplicar uno pequeños puntos sobre la parte de la ropa que no estará en contacto, como partes del cuello de las camisas, mangas o solapas.

El contacto directo con ciertos materiales de las prendas de vestir como la lana pueden ser desencadenantes de los síntomas de dermatitis, por lo cual es mejor evitarlos.

Asimismo, evita los productos con fragancias para el hogar en aerosol, éstos pueden, al ir cayendo, ponerse en contacto con la piel de tus hijos y generar rascado y brotes.

Como siempre el uso de cremas y medicamentos debe estar guiado por el personal médico de confianza. Muchas veces el uso de algunos grupos de corticoides no está avalado para ciertas edades, al igual que no todos los casos responden al mismo manejo, ni todas las cremas se pueden usar por tiempos prolongados.

De esta forma, seguir las indicaciones de tu médico será la base de un buen resultado en el tratamiento.

Sin comentarios

Responder