Enfermedades, Síntomas y causas

6 motivos para consultar con el ginecólogo

29 agosto, 2019

La consulta ginecológica, al menos una vez al año, hace parte de las prácticas de autocuidado de la salud de la mujer.

A medida que se alcanza determinada edad, la consulta guía los exámenes necesarios para mantener una cultura de prevención. 

A continuación, te reseño los principales motivos por los que las mujeres consultan:

1. Dolor pélvico

El dolor en la parte baja del abdomen puede presentarse ocasionalmente o prolongarse incluso por más de seis meses y volverse una condición crónica que afecta su calidad de vida.

En general, las mujeres de todos los grupos de edad consultan por esta razón; pero lo hacen sobre todo las pacientes jóvenes después de su primera menstruación porque sienten dolor cuando menstrúan.

También te puede interesar: ¿Cómo recuperar tu piso pélvico después del parto?

El dolor puede ser cíclico asociado a la menstruación o no asociado a ella, por ejemplo, en pacientes con antecedentes de cirugías por debajo del ombligo como una cesárea o laparotomías por apendicitis y peritonitis entre otras.  

Igualmente puede presentarse durante las relaciones sexuales o por algunas posiciones, conocido como dispareunia. 

Otras causas ginecológicas pueden ser la endometriosis, quistes del ovario, infecciones de las trompas conocidas como enfermedad pélvica inflamatoria (EPI) la distensión de los músculos del piso pélvico durante el embarazo. 

No olvidar que todo dolor en la mujer no es ginecológico existen otras causas de dolor pélvico como son los problemas del colon entre otros. 

2. Trastornos del ciclo menstrual

Las alteraciones del ciclo menstrual que son otro motivo de consulta abarcan alteraciones en la cantidad del sangrado, abundante cuando se utilizan más de 5 toallas al día que puede corresponder a 100 cc de sangre. o por el contrario que sea escaso.

También la frecuencia normal de los ciclos porque sean muy seguidos es de menos de 25 días, o muy espaciados cada 35 días o más. Así mismo, su duración no debe superar los 8 días.  

Por ende, las causas más frecuentes de irregularidades menstruales son los miomas uterinos, los pólipos endometriales o endocervicales, causas hormonales (trastornos tiroideos, menopausia) y menos frecuentes enfermedades malignas como cáncer de cuello uterino o endometrial.

También te puede interesar: Ejercitarse es bueno, pero en exceso.

En la consulta se debe realizar una historia clínica detallada,
una especuloscopia para visualizar el cuello uterino, un examen físico adecuado, estudios complementarios opcionales como una ecografía pélvica y exámenes de sangre son esenciales para detectar cualquier.

Recordemos que el grupo de edad de la mujer es diferente en la adolescencia, edad reproductiva o en la menopausia.

3. Cambios en el flujo vaginal

El flujo vaginal es una condición permanente en la mujer necesario para mantener la humedad de la vagina el cual suele ser blanco o transparente, acuoso, sin olor y puede variar de acuerdo con el momento del ciclo menstrual, pero cuando una o varias de sus características se alteran es necesario que consultes con el ginecólogo.

Las alteraciones del flujo vaginal suelen venir acompañadas de picazón, ardor, cambio del color, aumento en la cantidad, mal olor e hinchazón de la zona genital.

Se produce por una alteración del equilibrio entre las bacterias que normalmente se encuentran en la vagina (Microbiota) favoreciendo la aparición de infecciones por hongos y bacterias como la candidiasis vaginal y la vaginosis bacteriana o adquiridas por infecciones de transmisión sexual. 

4. Consejería sobre anticoncepción

Los diferentes métodos anticonceptivos, su eficacia, duración, forma de uso y efectos adversos son las principales inquietudes que tienen las mujeres en la consejería sobre anticoncepción. 

Para ofrecer la asesoría oportuna partimos de las necesidades y deseos de la mujer en cuanto a anticoncepción, por ejemplo, cuando se va a retomar la planificación familiar después del embarazo o si desea un método definitivo, si tiene enfermedades o condiciones que restrinjan su uso. 

Además, el acceso a esta consejería no es exclusiva de hombres y mujeres adultos.

La legislación colombiana establece que se puede acceder a esta consulta desde los 14 años incluso sin la compañía de sus padres o tutores. 

5. Menopausia

Si consideramos que cada vez más aumenta la esperanza de vida de la mujer, entonces enfrentará una buena parte de su vida en menopausia. En promedio entre los 45 y 50 años comienza la menopausia.

La menopausia implica un cambio drástico para muchas mujeres. Aunque ya no lidian con la menstruación, ahora enfrentan las oleadas de calor que afectan su calidad de vida.

También te puede interesar: ¿Cuáles son los mitos que tienen las mujeres en torno a la menopausia.

Con esa etapa de la vida también puede venir una disminución de la libido y como tal una interferencia en su vida de pareja.

Además, los estrógenos bajan y disminuye la lubricación vaginal, que puede causarle molestias durante la relación sexual.

La aceleración de la osteoporosis y el aumento del riesgo cardiovascular también son característicos de la menopausia. 

La consulta por los cambios de la menopausia puede requerir una terapia de reemplazo hormonal con la que se le suministra las hormonas que ya no produce: estrógenos y progesterona; suplencia de calcio y vitamina D para disminuir el riesgo de osteoporosis. Acompañado principalmente en cambios en su estilo de vida: aumento del ejercicio, dieta saludable, 

6. Guiar el cuidado de la salud en general

La consulta ginecológica no debe ser solo cuando te encuentres enferma también es preventiva realizando un examen clínico de tus senos, el área pélvica, genital y te orienta para que te realices las pruebas de tamizaje como la citología o pruebas de virus de papiloma Humano (VPH), la mamografía a partir de los 50 años y pruebas de laboratorio como la hormona tiroidea, triglicéridos, colesterol y glicemia. 

También recomiendo que la mujer inspeccione periódicamente no solo sus senos sino su zona genital con la ayuda de un espejo y la palpación.

Hay patologías silentes, pero que se manifiestan con cambios en la coloración de la zona vaginal, aparición de manchas o lunares y que puedes comentárselas a tu ginecólogo en la consulta. 

Sin comentarios

Responder