General

¿Cómo puedes cuidar la salud oral de tu bebé?

25 octubre, 2018

Cuando notas que los primeros dientes en tu bebé se asoman, para ti es un
momento emocionante de su crecimiento, pero mucho antes de que eso suceda tú
puedes empezar a cuidar su salud oral. Aquí te comento cómo hacerlo.

Cuidados desde el embarazo

Desde el embarazo, la madre debe aumentar el cuidado de su salud bucodental
para evitar infecciones como la caries dental y la gingivitis o inflamación de las
encías. Es importante asistir a la consulta odontológica cada trimestre y si es
necesario, consultar también a un periodoncista.

El embarazo predispone a una mayor inflamación de las encías debido a los
cambios hormonales durante dicho periodo. Esto puede genera mayor riesgo de
que haya otras enfermedades de origen general y puede también afectar al bebé.

¿Cuándo llevo a mi bebé a su primera cita?

Lleva a tu bebé a su primera cita con el odontopediatra a los doce meses de edad.
Es un momento ideal para hacer un examen completo de la cavidad oral, revisar
los tejidos blandos, la consolidación del paladar, el crecimiento y desarrollo de los
músculos faciales, así como descartar infecciones en la boca o cualquier otra
dificultad que requiera intervención temprana.

Aquí puedes ver los primeros cuidados que debes tener en cuenta para tu bebé 

Más que una revisión clínica

La visita al odontopediatra también es un momento para conocer a los padres y
revisar todas las recomendaciones de higiene oral y prevención. Es el momento
más importante para impactar la salud oral del bebé antes de que terminen de salir
los dientes temporales.

Notamos que a pesar de que los padres suelen estar informados, muchas veces
tienen dudas y este es el momento para aclararlas, verificar datos, dar
recomendaciones nutricionales así como repasar los hábitos de higiene que
ayudan a crear la cultura de la prevención.

Es una oportunidad óptima también para reafirmar conceptos, como qué tipo de
crema dental usar, cómo y cuándo debe ser el cepillado, cuándo empezar a usar
la seda dental o si los enjuagues son pertinentes o no.

Además, se indaga por el tipo de alimentación complementaria, en qué
preparaciones y cuál es su contenido nutricional. De igual forma se evalúa el uso
del biberón y el chupo para definir hasta qué punto deben usarse sin que afecte el
normal desarrollo dental y orofacial del bebé.

No descuides el aspecto emocional

Desarrollar el gusto por el cepillado y tener una actitud favorable hacia la consulta
odontológica se construye desde temprana edad. Por eso, llevar al bebé desde las
primeras etapas de su vida permite crear un vínculo emocional del niño y la familia
con el odontólogo y no tener estas visitas como episodios negativos o que solo se
realizan para tratar dolencias.

Cuidados en la casa

Se trata de volver una rutina para la familia y para el niño el cuidado y limpieza
oral. Así, la higiene oral debe ser a la hora del baño, después de la alimentación y
antes de acostarlo en las noches. Para ello, se recomienda limpiar el paladar con
una gaza o material textil suave y desechable con agua esterilizada o solución
salina. Este proceso toma solo unos 10 a 15 segundos.

Higiene durante la alimentación complementaria

A partir de los seis meses empieza la alimentación complementaria para el bebé.
Además de que explorará nuevos sabores y texturas, también usará otros
músculos faciales e incorporará otros alimentos para cubrir sus necesidades
nutricionales sin dejar por completo la lactancia materna.

Por esto, intensifica la limpieza de los tejidos blandos, especialmente cuando
empiezan a aparecer los dientes, lo cual se puede hacer con un cepillo de dedal
de silicona y utilizando una mínima cantidad de crema dental con flúor, equivalente
a un grano de arroz.

Cuidado con los biberones y chupos

Evita darle bebidas azucaradas, durante los primeros meses solo es
recomendable la alimentación materna o la leche de fórmula de acuerdo con las
indicaciones del pediatra. En las noches retire el biberón de su boca tan pronto
acabe. No permita que se duerma con dicho implemento, pues dejárselo implica
un riesgo alto de caries debido a que la leche se fermenta.

Se recomienda además que durante el primer año tratar de que el bebé utilice
chupa en vez de la succión del dedo, ya que además de ayudar a calmarlo, los
pediatras recomiendan que puede ser un elemento protector para evitar la apnea
del sueño; sin embargo a partir de los 12 meses es bueno eliminar su uso, ya que
puede tener efectos negativos sobre la mordida u oclusión, el desarrollo
craneofacial, la deglución, mordida y salud general del niño.

Medicina prepagada Colsanitas

Sin comentarios

Responder