Maternidad y Pediatría

¿Cómo prevenir lesiones deportivas en niños?

19 febrero, 2020

La práctica regular del deporte en los niños les ayuda a mantener su salud y condición física, además de cultivar la disciplina y ampliar sus horizontes. No obstante, un niño es un ser humano en crecimiento y se debe tener precauciones cuando se ejercita, especialmente los niños menores de ocho años, que tienen menor coordinación motora y tiene una reacción más lenta que la de un adulto.

Las lesiones más frecuentes

Las lesiones a causa de la práctica deportiva hacer parte de lo que la Organización Mundial de la Salud denominan lesiones no intencionadas en la infancia. Si bien se suelen llamar “accidentes”, no son producto del azar sino de la concurrencia de factores humano y ambientales para que se presente. De esta manera, este tipo de lesiones representa una gran amenaza para la salud y supervivencia de los niños y se pueden prevenir cuando se actúa sobre los factores de riesgo.

Las lesiones de ligamento cruzado anterior (LCA) son frecuentes en niños entre los 5 y 14 años, en gran medida en los deportes de contacto y menor medida la fractura de huesos. Los deportes que exigen saltar y correr sumado a la competencia prolongada desgastan los huesos de los niños.

En ese sentido, recogemos varias recomendaciones que te pueden ayudar a prevenir las lesiones si tu hijo practica uno o varios deportes con frecuencia.

1. Una valoración del pediatra:

Una revisión pediátrica sobre el estado de salud de tu hijo y las condiciones osteomusculares para practicar un determinado deporte le permiten conocer las condiciones físicas en las que su hijo empezará esta nueva experiencia.

2. Utilizar el equipo adecuado:

Según el deporte que practique tu hijo, asegúrate de que use todos los implementos de seguridad que la disciplina deportiva le exige. Los uniformes y calzado que utilice deben ser los correctos de su talla para evitar caídas y lesiones cuando estos le quedan demasiado holgados.

3. Calentamiento:

Los ejercicios preparatorios de músculos y articulaciones no pueden faltar en la rutina de tu hijo. Son fundamentales para que a nivel musculoesquelético y cardiovascular el organismo atienda la intensidad de los entrenamientos y juegos, y se disminuya el riesgo de lesiones en niños.

Los ejercicios preparatorios de músculos y articulaciones no pueden faltar en la rutina de tu hijo. Son fundamentales para que a nivel musculoesquelético y cardiovascular el organismo atienda la intensidad de los entrenamientos y juegos, y se disminuya el riesgo de lesiones en niños.

4. Mantenimiento adecuado del lugar donde juega:

Cerciórate que el lugar donde realiza los entrenamientos y compite tu hijo reúne las condiciones físicas y de seguridad para realizar las labores sin contratiempo.

Esto también implica que hayas verificado los aspectos legales y de funcionamiento de la academia, escuela o liga con la entrena tu hijo.

5. Identifica las lesiones:

con ayuda de un especialista reconoce tempranamente las lesiones que pueda estar presentando tu hijo y busca la intervención fisioterapéutica y reciba el descanso necesario para su recuperación.

En caso de presentar dolor durante la práctica deportiva se debe suspender inmediatamente debido a que es una señal de que algo no anda bien.

Cuando tu hijo haya sufrido una lesión debe tomarse el tiempo necesario para que cure y pueda retomar su práctica. Volver al entrenamiento cuando aún no se ha recuperado de una lesión lo expone a que reaparezca y deje secuelas a nivel osteomuscular.  

6. Diversificar las prácticas deportivas:

los expertos recomiendan que la práctica deportiva no se concentre en una única disciplina sino practicar varios deportes con un entrenamiento dosificado y dirigido para evitar las lesiones por sobrecargas en niños.

Sin comentarios

Responder