Síntomas y causas

¿Cómo influyen el cambio climático y el estilo de vida moderno sobre la salud respiratoria de nuestros niños?

17 diciembre, 2018

Los efectos del cambio climático y el estilo de vida contemporáneo son dos factores ambientales que afectan la salud respiratoria de tus hijos, exponiéndolos a tener problemas respiratorios con más frecuencia o empeorar las afecciones alérgicas que puedan tener.

Las infecciones respiratorias de origen viral y bacteriano, y los problemas alérgicos, especialmente el asma y la rinitis, son los principales motivos de consulta, tanto por los servicios de urgencias como de consulta externa.

Mientras los primeros son pasajeros, pero con riesgo de complicaciones severas; los segundos son condiciones crónicas que pueden afectar la calidad de vida de los niños significativamente en la medida que estén expuestos a desencadenantes de las crisis.

Los efectos del cambio climático

El cambio climático es un fenómeno global. Se caracteriza por el aumento de la temperatura en el planeta a causa de la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera provenientes de la quema de combustibles fósiles, que son la fuente de energía para diversas actividades como el transporte y la manufactura industrial.

La evidencia científica muestra que se  está produciendo alteraciones en los patrones climáticos, con sequías en unas zonas, intensificación de las lluvias en otras, aumento del nivel del mar y eventos climáticos extremos. Estos cambios tienen una incidencia directa en la frecuencia e intensidad de problemas respiratorios en la edad pediátrica, por ejemplo al haber cambios estacionales más acentuados, los picos infecciosos son más extendidos y agudos  en la población .

También te puede interesar: https://descubretusalud.com/consejos-evitar-infeccion-respiratoria/

Enfermedades alérgicas

El asma es una enfermedad que causa inflamación de las vías áreas y dificulta la respiración. Su origen es multifactorial, teniendo un gran peso la carga hereditaria, y la exposición a sustancias que generen respuesta alérgica como los ácaros, polvo, el moho y el polen los que aumentan la sensibilización alérgica y desencadenan las crisis, así como otros agentes irritantes del medio ambiente como el humo del cigarrillo, vehículos, humo de quema, olores por  irritantes químicos, situaciones de estrés e incluso el ejercicio.

Por otra parte, la rinitis causa prurito, estornudos y rinorrea clara, el primer impacto de todas las partículas que respiramos es nasal, es la enfermedad más prevalente en el mundo y se estima que una de cada tres a cuatro personas la sufren.  

Estas enfermedades tienen relación con el cambio climático y tienen especial impacto  en la población vulnerable como los niños. Así, en los lugares donde se intensifican las lluvias hay mayor humedad y se aumenta la masa vegetal como las flores y el pasto, lo que genera más cantidad de polen que circula por el aire y lo terminan respirando las personas que tienen enfermedades alérgicas, hay estudios que relacionan directamente la cantidad de polen del pasto con el incremento de las crisis de asma.

También te puede interesar: https://descubretusalud.com/asma-infantil-condicion-respiratoria-cuidar-hijo/

Peor calidad del aire

Con el aumento de la emisión de humo en el planeta en las últimas décadas, ha disminuido la calidad del aire, esto en estrecha relación con el aumento y  exposición a agentes tóxicos e irritantes de las vías respiratorias, lo cual contribuye a una mayor incidencia de crisis de asma, peor control de la rinitis y aumento de otras enfermedades como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), cáncer pulmonar y mayor riesgo cardiovascular entre otras consecuencias.

Cambios en el estilo de vida

Las enfermedades respiratorias son más frecuentes en los bebés lactantes y preescolares por varias razones. Entre otras cosas, su sistema inmunológico y su anatomía respiratorias son inmaduros; sus vías áreas son más pequeñas y son más fáciles de obstruirse.

También sus mecanismos de compensación son inmaduros. La fuerza de la tos es menor, no reaccionan de la misma forma que los niños más grandes o adultos ante las secreciones en las vías respiratorias.

Hoy en día y  cada vez más temprano,  los niños ingresan a jardines infantiles o guarderías, debido a que ambos padres tienen que incorporarse  al trabajo y ser económicamente productivos, lo que obliga a llevar a los niños a centros de cuidado donde están expuestos a virus y bacterias,  teniendo como consecuencia una mayor frecuencia de infecciones respiratorias. En los casos en los cuales las infecciones sean leves y manejables ambulatoriamente, pueden continuar con sus actividades, en  casos donde la infección es severa como la neumonía, se debe suspender el regreso a esos lugares por un buen tiempo.

En ese sentido, hay varias prácticas que en los primeros años de vida del niño  pueden ser un factor de riesgo o de protección para las enfermedades respiratorias, como por ejemplo  tiempos cortos de lactancia materna, es necesario que la lactancia sea exclusiva los primero 6 meses y luego complementaria a la dieta hasta los 2 años, esto  según la recomendación de la OMS. Los beneficios de la lactancia materna incluyen el paso de la madre al bebé de nutrientes, vitaminas y sustancias que le ayudan a fortalecer su sistema inmunológico, un aspecto clave para prevenir las enfermedades respiratorias a las que son vulnerables y se ha demostrado como factor protector de asma durante el tiempo de lactancia.

También te puede interesar: https://descubretusalud.com/infecciones-respiratorias-recomendaciones-prevenir-complicaciones-ninos/

Alimentación deficiente

La alimentación que reciben los niños actualmente se caracteriza por el consumo de productos ultra procesados, ricos en aditivos, azúcares simples, sodio y grasas trans, pero pobres a nivel nutricional. Esa ingesta puede tener mayor relación con respecto a la generación de problemas alérgicos y respiratorios.

Además, las deficiencias en la alimentación tienen mayor incidencia de obesidad en la población infantil, que está relacionada con la presencia de asma de difícil control.

Toma precauciones

Para cuidar la salud de tu hijo es fundamental que reciba todas las vacunas contempladas en el calendario  de vacunas y otras que son complementarias. Además, anualmente debes vacunarlo contra la influenza.

También puedes controlar el ambiente en casa. Evita el uso de productos irritantes, no sacudir el polvo en presencia de tu hijo si es asmático y tener precauciones con las mascotas.

Una alimentación balanceada  ayuda a que tu hijo reciba los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo, además, evitarás el sobrepeso y la obesidad que están asociados con la aparición de varias enfermedades.

Es importante recordar que en la prevención está la clave.

También te puede interesar: https://descubretusalud.com/consejos-evitar-infeccion-respiratoria/

Sin comentarios

Responder