Enfermedades

Cáncer de próstata: conoce las herramientas para estar adelante en prevención

16 octubre, 2018

 

Ser hombre mayor de 50 años, que tu padre o hermano haya tenido cáncer de próstata y ser de raza negra, son los principales factores de riesgo para padecer este cáncer, que en sus primeras etapas suele ser silencioso.

¿En qué consiste?

El cáncer de próstata consiste en alteraciones de la glándula prostática, un órgano que se ubica debajo de la vejiga, frente al recto y está rodeado por la uretra. Esta glándula participa en la producción de semen. Así, con el cáncer se pueden afectar las funciones reproductiva, sexual y urinaria de quienes lo padecen.

Síntomas

Los síntomas tempranos de este tipo de cáncer incluyen alteraciones en la orina: sangrado, flujo lento, sobreesfuerzo para orinar, levantarse varias noches para orinar, goteos o escapes y quedar insatisfechos después de cada micción. También están la imposibilidad para orinar o caminar.

Sin embargo, no siempre estos síntomas son indicios de un cáncer. Los síntomas que te mencioné arriba también pueden presentarse por el agrandamiento de la próstata, una condición benigna que aparece a medida que se envejece, pero que no se trata de una afección al estado de salud. Por esto la consulta médica aclarará de qué se trata.

Cuando el cáncer está en una etapa más avanzada, los pacientes suelen referir dolores óseos, en la parte de la columna, que es el primer sitio de metástasis. También manifiestan dificultad para la marcha, incapacidad para orinar y hacer deposición.

Ir un paso más adelante del cáncer

Según el Ministerio de Salud y Protección Social, en Colombia, el cáncer de próstata es el más común en los hombres y es la segunda causa de mortalidad por cáncer en población masculina.

Aunque no sientas ninguna molestia ni dolor, sobre los 50 años debes realizarte un tamizaje que consiste el examen del antígeno prostático específico (PSA) y el tacto rectal. No puedes dejar de practicártelas así alguna de las dos te haya salido dentro de los valores normales.

La primera es un análisis de sangre para medir las concentraciones de la proteína PSA, producida por la glándula prostática. Cuando los valores son altos y superas determinada edad, se debe pasar a un diagnóstico.

Entre tanto, con el tacto rectal, a dos o tres centímetros del ano, se puede palpar la glándula en su zona periférica, que es el sitio donde más frecuentemente se produce cáncer. Este examen físico aporta información sobre el tamaño y consistencia de la glándula, así como detectar alguna anomalía que pueda indicar la enfermedad.

Adicional a estos exámenes, es necesario que aportes datos a la historia clínica para valorar tu riesgo particular. Entre esos están los antecedentes de cáncer de este tipo en tu familia y otros asociados a tu estilo de vida como si eres obeso, fumar o beber alcohol.

Un antecedente importante es conocer si en tu familia hay parientes con los genes BRCA1 o BRCA2, que aumentan el riesgo de cáncer de seno, o si tu madre o hermana han sufrido ese tipo de cáncer, pues tu riesgo de cáncer de próstata también se aumenta.

¿Cómo se confirma si tengo cáncer?

Ante indicios de una anomalía, se debe realizar una biopsia, es decir tomar una muestra aleatoria del tejido de esa glándula para diagnosticar el cáncer y en qué estado se encuentra.

Cada caso es particular para tratar

Un cáncer detectado en estado temprano se puede considerar manejar con vigilancia, sin necesidad de cirugía y/o radioterapia de entrada.  Aproximadamente cada tres meses se realizará la prueba antígeno prostático específico, el examen físico y repetir la biopsia, según el protocolo de tu especialista o institución. Así es posible aplazar la cirugía y/o radioterapia, o incluso no llegar a necesitarla.

Un cáncer más avanzado, pero localizado en la próstata, puede tratarse con cirugía radical de próstata o prostatectomía o aplicar radioterapia. Ambas terapias son con intención curativa.

En casos más severos con metástasis en otras partes del cuerpo se recurre al bloqueo hormonal para restringir la acción de la hormona testosterona sobre el cáncer. Se puede hacer una castración química con medicamentos o retirar los testículos con cirugía.

Disminuye tu riesgo

El cáncer de próstata no se puede prevenir, pero si puedes controlar varios factores de riesgo asociados a tu estilo de vida que inciden en su aparición. Así, puedes mantener actividad física regular, tener un peso adecuado para tu talla,  limitar el consumo de carnes rojas, bebidas alcohólicas y evitar el consumo de cigarrillo.

Sin comentarios

Responder