Síntomas y causas

Lo que debes hacer en caso de abrasiones, heridas profundas y quemaduras

20 mayo, 2019
Heridas, abrasiones y quemaduras.

Las abrasiones y heridas profundas, así como las quemaduras producto de accidentes domésticos pueden comprometer vasos, nervios, cartílagos, músculos o huesos. Son heridas complejas que requieren manejo hospitalario, muchas veces por servicios de urgencias, pero mientras buscas la atención especializada puedes darle un manejo inicial en casa. Aquí te compartimos algunas recomendaciones para tener en cuenta.  

Cuando traslades a la persona afectada lleva la información sobre medicación que toma, alergias y esquema de vacunación contra el tétano. En caso de que se trate de una mordedura animal, lleva los datos del perro y su esquema de vacunación contra la rabia.

Además, cubre temporalmente con gasa o un paño limpio y no apliques materiales para cubrir las heridas como café, telarañas, clara de huevo, pasta dental u otros elementos porque aumentan el riesgo de infecciones.

También te puede interesar: ‘Vacunación: por qué inmunizarte puede salvarte de una enfermedad letal

Abrasiones profundas

Cuando algunas abrasiones o raspaduras superficiales se profundizan, sangran abundantemente o al momento de la lesión estuvieron en contacto con el pavimento, material vegetal, vidrios, espinas de pescado, agujas y pedazos de metal se convierten en heridas complejas que requieren manejo hospitalario dentro de las primeras 12 horas.

Las maniobras iniciales incluyen lavarla con abundante agua fría y jabón, y controlar la hemorragia con compresión directa y constante durante cinco minutos con gasa o paño limpio.

Heridas profundas

Las heridas profundas son las producidas por politraumatismos, con sangrado abundante y que se localizan en la cara, manos o zonas de flexión y además está acompañada de condiciones de salud relacionados. Con este tipo de heridas ten especial cuidado cuando los afectados son niños, ancianos o personas con enfermedades crónicas como diabetes.

Si las heridas están en partes diferentes de la cara, debes acudir a los servicios de urgencias antes de 12 horas y cuando están presentes en la cara hay un plazo máximo de hasta 24 horas para su manejo después de controlada la hemorragia.

Aunque estés lejos de un centro especializado, es recomendable asistir a estos servicios.

Mientras que las heridas por mordeduras de animales o humanas requieren atención de urgencias inmediatamente, aunque sean pequeñas, pues hay una alta probabilidad de contaminación por el virus de la rabia, mayor riesgo de infección y posibilidad de compromiso profundo. Sobre este tipo de heridas no apliques antisépticos que contengan yodo porque puede fijar las bacterias.

Así mismo, las heridas en la mano, aunque sean superficiales o pequeñas, si han sido punzantes o producidas por vidrio, cerámica o cuchillos pueden presentar lesiones parciales de los nervios o tendones, y aunque aparentemente el movimiento parezca funcional, posteriormente pueden producir complicaciones, si no se ha hecho un diagnóstico inicial adecuado.

Cuando atiendas una herida profunda, lávala exhaustivamente con abundante agua y jabón.

En el caso de las mordeduras mezcla jabón en polvo (de ropa) con un poco de agua y haz una pasta para lavar la herida durante varios minutos y después irriga con agua abundante. Ese tipo de jabón disminuye la concentración de bacterias y por lo tanto el riesgo de infección, debemos poner además, no coloques antisépticos que contengan yodo. 

Haz comprensión directa para controlar la hemorragia y en caso de que la herida esté en las extremidades, elévalas levemente para evitar mayor sangrado.

Quemaduras

Si la quemadura está en sitios como cara, cuello, áreas de flexión, área genital, manos, si presentan ampollas, si han sido producidas por sustancias químicas o por electricidad o si el paciente es un niño, lo correcto es llevarlo inmediatamente al servicio de urgencias, cubierto con gasas o una toalla húmeda.

Las quemaduras más profundas y graves son las de grado III, que se caracterizan por el daño profundo del tejido, con apariencia blanquecina de la piel y costras. Generalmente no son dolorosas, ya que han sido afectadas las terminaciones nerviosas.

En una misma lesión pueden existir diferentes grados de quemadura y por este motivo tienen que ser valoradas adecuadamente.

Inicialmente lava con agua corriente y abundante a chorro el área afectada para enfriarla y disminuir la posibilidad de profundización de la quemadura y además ayudará a limpiar la zona.

No manipules ni pinches las ampollas. Si la quemadura es superficial, se puede aliviar el dolor con analgésicos tipo acetaminofén y aplicar una crema lubricante o de corticoide suave en el área.

Sin comentarios

Responder