Síntomas y causas

7 hábitos para cuidar tus riñones

11 marzo, 2020

Aunque pequeños, los riñones realizan una gran tarea para recoger y eliminar los residuos que nuestro cuerpo no puede utilizar de todo lo que comemos y bebemos.

Así pues, filtran la sangre y eliminan a través de la orina los productos de desecho y el exceso de líquido que se acumulan en el organismo.

También ayudan a controlar la presión arterial y la acidez de la sangre; participan en la producción de glóbulos rojos y en mantener el equilibrio del agua y los electrolitos, tales como sodio, potasio, así como conservar tus huesos sanos.

Mantener sanos nuestros riñones y preservar la función renal es una tarea a la que puedes contribuir cotidianamente con buenos hábitos que en general te ayudan a vivir saludablemente. 

1. Ejercítate con regularidad

El ejercicio vigoroso, sistemático y continuoentre 150 a 300 minutos a la semana, no solo reduce el riesgo de enfermedad renal, sino que retrasa su progresión.

También disminuye el riesgo de las enfermedades precursoras como la diabetes, la hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y de cáncer de mama, vejiga, endometrio, esófago, riñón, pulmón y estómago.

La práctica regular repercute en la calidad del sueño, en la facilidad para realizar tareas diarias y mejora los procesos en el cerebro que permiten optimizar las funciones ejecutivas, la capacidad para planificar y organizar.

De otra parte, ayuda al autocontrol e inhibir o facilitar los comportamientos, iniciar tareas y controlar las emociones.

A nivel cognitivo ayuda a en el procesamiento y velocidad del pensamiento, atención y rendimiento académico. Mientras que reduce el riesgo de depresión clínica y su control, así como los síntomas de ansiedad tanto de manera crónica como episódica. 

En los adultos mayores mejora la funcionalidad, reduce el cansancio excesivo, aumenta la energía para las actividades diarias, reduce el riesgo de caídas y lesiones derivadas y ayuda a mantener la independencia.

2. Poca azúcar y sal

El azúcar no debe aportar más del 10% de las calorías diarias. Las preparaciones dulces producen una sensación agradable en el paladar, pero dejas de lado alimentos más saludables y que no te ponen en riesgo de sobrepeso. 

Se considera que alrededor de la mitad de las personas que tienen diabetes desarrollan daño renal, por lo tanto, es importante que se realicen exámenes regularmente para verificar su función renal y prevenir que progrese a daño renal.

La ingesta recomendada de sodio es de 5 a 6 gramos de sal por día (alrededor de una cucharadita).

Para reducir su consumo, intenta limitar la cantidad de alimentos procesados ​​y de restaurante y tampoco agregues sal a los alimentos. Te será más fácil controlarlo si tú mismo preparas los alimentos con ingredientes frescos.

3. Controla tu presión arterial

Muchas personas pueden estar conscientes de que la presión arterial alta puede provocar un accidente cerebrovascular o un ataque al corazón, pero pocos saben que también es la causa más común de daño renal.

A medida que envejecemos tenemos más riesgo de hipertensión arterial, diabetes, colesterol alto y las enfermedades cardiovasculares, que son factores de riesgo para enfermedad renal y a su vez la enfermedad renal es un factor de riesgo potente para generar enfermedad cardiovascular e infarto que incluso puede comprometer la vida. 

En general estas enfermedades no dan muchos síntomas, son silentes y se manifiestan tardíamente. Por tanto, es tu responsabilidad conocer tu riesgo, adoptar hábitos saludables y trabajar en equipo con tu médico para cuidar tu salud.

Ten en cuenta que el nivel normal de presión arterial de un adulto es 120/80. La hipertensión se diagnostica si, cuando se mide en dos días diferentes, las lecturas de presión arterial por encima de 130/80 ya son elevadas. 

Si tu presión arterial se eleva constantemente por encima del rango normal (especialmente si eres joven), consulta con tu médico para analizar los riesgos, la necesidad de modificar el estilo de vida y el tratamiento con medicamentos. 

4. Come sano y mantén un peso saludable

Esto puede ayudar a prevenir la diabetes, enfermedades del corazón y enfermedad renal crónica y otras molestias.

5. Mantén una ingesta de líquidos saludable

El consumo de agua ayuda a los riñones a eliminar el sodio, la urea y las toxinas del cuerpo, lo que a su vez da como resultado un «riesgo significativamente menor» de desarrollar una enfermedad renal crónica.

La ingesta de 1,5 a 2 litros de agua de manera pausada y moderada a través de todo el día reduce el riesgo de enfermedad renal crónica.

Las personas que ya han tenido un cálculo renal deben consumir de 2 a 3 litros de agua diariamente para disminuir el riesgo de formación de nuevos cálculos.

6. Evita el tabaquismo

El tabaquismo frena el flujo de sangre a los riñones y esto afecta su capacidad para funcionar correctamente. Además, fumar es un factor de riesgo para el cáncer de riñón en aproximadamente un 50 por ciento. 

7. Sin automedicarse

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios y sin control pueden generar daño en múltiples órganos. Por lo tanto, siempre debe mediar una orientación médica. 

El consumo de antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno, diclofenaco, naproxeno, ketoprofeno, o aun las modernas moléculas inhibidoras de COX-2 se asocian a daño renal si se toman regularmente y sin supervisión por un médico.

Lamentablemente estos medicamentos son de venta libre y se promocionan de manera intensa, lo que incide en la automedicación.

Es probable que dichos medicamentos no representen un peligro significativo si tus riñones están relativamente sanos y se usan por periodos muy cortos, pero si no conoces tu función renal puedes tener el riesgo de lesión renal aguda. 

Las personas que ya tienen afectados sus riñones deben saber que una buena parte de los medicamentos deben ser ajustados en sus dosis a la función renal (como los antibióticos y anticoagulantes) y otros tantos no se podrían utilizar en fases avanzadas de la enfermedad renal. Por eso debes avisar a los servicios médicos si sufres de los riñones para que tome las medidas de precaución. 

Sin comentarios

Responder