Enfermedades

¿Cómo actúa el virus del VIH/SIDA en el organismo humano?

17 febrero, 2017
virus vih sida organismo humano

El VIH es el Virus de la Inmunodeficiencia Humana que ataca y destruye las células CD4, un tipo de glóbulos blancos que hacen parte del sistema inmunológico y lucha contra las infecciones. La persona queda sin defensas y expuesta a infecciones oportunistas como la tuberculosis, candidiasis, toxoplasmosis, neumocistosis y otras enfermedades.

Ante una infección con el virus, no siempre hay manifestaciones inmediatas de los síntomas. En algunos casos, pasan varios meses o años antes de notar alguno. Sin embargo, entre las primeras señales la persona experimenta síntomas parecidos a los de una gripa: fiebre, dolor de cabeza, cansancio, erupción en la piel o dolor de garganta, y estos pueden desaparecer al cabo de un tiempo, lo cual puede demorar el diagnóstico de la infección por el virus.

Silenciosamente el virus ataca el sistema inmunitario y se disemina en el tejido linfoide y en los ganglios linfáticos, los cuales hacen parte de este y ayudan al organismo a reconocer y defenderse contra patógenos e infecciones.

El virus tiene una capacidad muy alta de multiplicación dentro del ser humano, así como la inducción de resistencia por mecanismos complejos que facilitan su supervivencia y hacen muy complejo el abordaje terapéutico. Asimismo, es capaz de someter a las células infectadas en el huésped a generar nuevas partículas virales.

También te puede interesar: ‘5 aspectos que debes tener en cuenta si te vas a vacunar’

SIDA

El SIDA, Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, es la etapa más avanzada del virus, en la cual aparecen infecciones, tumores, algunos tipos de cáncer y otras enfermedades ante las que el sistema inmunitario está debilitado para hacer frente.

Para que se llegue al estado de SIDA puede tardar desde unos cuantos años hasta más de 10.

La manifestación de la enfermedad en cada persona es diferente. En algunas personas solo es evidente que se padece la enfermedad hasta que se manifiestan los síntomas más severos. La forma de conocer si estás infectado con VIH es mediante una prueba de laboratorio que debes realizar en caso que hayas estado en una situación de riesgo.

De esta manera, una persona puede ser portadora del virus VIH y desarrollar el síndrome al cabo de muchos años de estar infectada, pero igualmente puede contagiar a otras personas en caso de que no tome las precauciones necesarias.

El VIH se puede transmitir de persona a persona mediante contacto sexual sin uso de preservativo, por el uso de jeringas infectadas y también de madre a hijo, ya sea durante el embarazo, el parto o la lactancia materna.

En una etapa terminal de la enfermedad, el SIDA actúa en el paciente con síntomas graves como rápida pérdida de peso, infecciones graves, neumonía, inflamación de los ganglios linfáticos, manchas en la piel, diarrea crónica, lesiones en la boca, el ano o los genitales, además de afectaciones en la memoria, depresión y otros trastornos neurológicos, así como cáncer.

Los portadores de VIH están expuestos a infecciones oportunistas, es decir, a patógenos que aprovechan la deficiencia del sistema inmunitario para entrar en el organismo. Así, la tuberculosis es una de las principales causas de muerte en enfermos de SIDA. Solo para 2014, 390 mil personas murieron por esa enfermedad.

También te puede interesar: ‘Infografía: Depresión, enemigo silencioso que te puede llevar a la muerte’

Afectación en bebés y niños

No hay que olvidar que la población infantil también se puede ver afectada por el VIH debido a la transmisión materno-infantil. Aunque suele ser difícil de detectar la presencia del virus debido a que se muestran asintomáticos.

Muchos niños infectados tienen dificultad para ganar peso y crecer con normalidad.

De igual forma, pueden tener afectaciones en su salud como infecciones cutáneas, respiratorias o gastrointestinales, sinusitis, otitis media, inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre, incluso un retraso en su desarrollo psicomotriz.

En una sintomatología severa, los niños pueden presentar infecciones bacterianas, neumonía por Pneumocystis carinii, infecciones por otros agentes oportunistas, toxoplasmosis cerebral y hasta diarrea crónica.

Los niños portadores del virus que no reciben tratamiento están más expuestos a adquirir las enfermedades prevalentes de la infancia y presentar complicaciones: infección respiratoria aguda y la enfermedad diarreica aguda, lo que puede llevarle a prolongados períodos en el hospital.

Tratamiento

Ni la infección por el VIH es reversible ni la enfermedad del SIDA es curable, pero se dispone de un grupo creciente de medicamentos para su control, denominado Tratamiento Antirretrovirales (TAR), que alteran la reproducción del virus en el organismo, disminuyen la carga vírica en el organismo y postergan a aparición de los síntomas más severos de la enfermedad para aportarle calidad de vida al portador.

En cifras

Las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud y ONUSIDA reconocen que el VIH/SIDA es un problema de salud pública a nivel mundial. Las cifras dan cuenta que para 2014 habían más de 36 millones de personas infectadas de VIH en el planeta. Mientras que en ese mismo año 2 millones de personas se infectaron y 1,2 fallecieron por causas relacionadas con el virus.

2 Comentarios

  • Reply valentina 10 octubre, 2017 at 4:47 pm

    me agrada

    • Equipo Editorial
      Reply Equipo Editorial 11 octubre, 2017 at 10:33 am

      Hola Valentina:

      Si deseas conocer más información relacionada sobre VIH/SIDA puedes ingresar aquí >> http://descubretusalud.com/?s=VIH

      Saludos,

    Responder

    También te puede gustar