Enfermedades

Lo que he aprendido para vivir con VIH

25 enero, 2018
Aprender a vivir con VIH

Lograr que mi salud permanezca estable, aunque soy portador de VIH, se debe en gran medida a la forma cómo he asumido la situación sin sentirme reducido o desanimado por el diagnostico. Me siento receptivo a las recomendaciones que me da mi médico sobre el tratamiento y los cuidados que debo tener para permanecer en buenas condiciones, así como a informarme sobre cómo llevar un estilo de vida que me permita sentirme tranquilo para atender mis actividades del día a día con normalidad.

Antes de entrar en detalles acerca del tratamiento, existe algo que considero va de la mano con el tratamiento; ese algo es el apoyo del grupo que te rodea, las personas que no son familia y que se han convertido en parte esencial de tu vida. Ese apoyo moral e incondicional se convierte en un gran pilar que va de la mano con el tratamiento. También el apoyo inmenso que he tenido del Grupo Sanitas ha sido invaluable e inmedible durante el tratamiento y mi continua recuperación, es por eso que quiero darles las gracias a cada de ustedes por su gran apoyo.

En este tiempo que ha transcurrido después del diagnóstico, lentamente, he aprendido cosas e incorporado hábitos para lograr que el virus me afecte lo menos posible mi calidad de vida y mis planes a futuro, por eso te las quiero compartir.

Tomo el tratamiento

Desde que empecé a tomar el tratamiento de antirretrovirales no he dejado de tomarlo ningún día, por eso mantengo alarmas que me recuerdan la hora para hacerlo. En mi caso lo tomo en la noche, aproximadamente dos horas después de cenar para evitar algún malestar estomacal.

Cuando estoy por fuera de la casa o sé que demoraré en regresar cargo un pastillero para no interrumpir la continuidad del tratamiento, pues los resultados que he conseguido hasta ahora se deben a mi regularidad.

Estoy más atento para notar cambios en mi cuerpo

Esto es fundamental para mantener mi salud y consultarle a tiempo a mi médico sobre situaciones que pueden estar relacionadas con el virus o los efectos secundarios del tratamiento. Por ejemplo, recientemente noto que mis uñas están más frágiles y la piel de mis brazos un poco reseca, lo cual será unos los temas de los que hablaré en la próxima cita control, a la que asisto mensualmente.

Igualmente, en estas citas pueden actualizar mi tratamiento o ponerme una vacuna en caso de que lo necesita para prevenir, por ejemplo, los efectos de la influenza.

Busco información de fuentes confiables

Cada vez más me interesa saber sobre los posibles efectos de virus en mi cuerpo, cómo se podría desarrollar el síndrome y qué hacer con los efectos secundarios del tratamiento.

Ahora es muy fácil encontrar abundantes datos en Internet sobre el virus, recomendaciones y prácticas para afrontarlo, pero estoy consciente que no todo lo que está allí es veraz. Me surgen dudas, preguntas o quiero comentar situaciones, pero debo buscar en las fuentes confiables. Por ejemplo, la buena comunicación con el médico que me atiende o con entidades como el Grupo Sanitas que tienen experiencia atendiendo a personas que pueden estar en una situación parecida a la mía me pueden ayudar en resolver mis inquietudes, esto ha sido parte fundamental en mi proceso.

Tengo planes a futuro

Una de las inquietudes que tengo tiene que ver con mis planes en el futuro, pues en unos años me gustaría ser papá y me pregunto si podré llegar a serlo y en qué condiciones.

También podría interesarte: ‘¿Cómo evitar el contagio de VIH?

Ahora más que nunca cuido mi alimentación

No sólo se trata de qué productos voy a comer sino también, en caso de que coma afuera, donde lo hago para evitar estar en contacto con bacterias o virus que puedan afectar mi salud. Por eso trato de preparar mi propia comida y llevarla al trabajo. Incluso, siento que como más balanceado, algo que antes no tenía como hábito.

Llevo una sexualidad responsable

Uno de los temas que inquietan es saber cómo se puede llevar vida en pareja y seguir siendo sexualmente activo. No he sentido que deba desatender este aspecto de mi vida pues llevo los cuidados que se requieren como usar preservativo durante todo el encuentro sexual.

Tengo la responsabilidad de informarle a la persona que es mi pareja de qué soy portador de VIH y esperar su reacción y por supuesto, respetar su decisión sobre continuar o no la relación.

Disminuir los riesgos

Si no tengo las precauciones sé que estoy en riesgo de una reinfección por una cepa del virus que puede ser más agresiva para mi organismo. Por eso informarme sobre qué es el virus y cuál es mi condición de salud frente a este me ayuda a disminuir los riesgos de contraer una reinfección.

Cada persona que porta el virus tiene uno diferente y en cada uno de nosotros se manifiesta diferente, por ejemplo, en algunos puede ser más agresivo que en otros y eso se tiene en cuenta para definir cómo debe ser el tratamiento.

**Relato de un paciente con VIH

Agradecimientos del paciente:

  • Ortiz Quiroga Ángela  – Enfermera Jefe del Programa
  • Tamara Ramírez José Roberto – Infectologia
  • Barragán Cañón Lina Cristina – Nutricionista.

Medicina prepagada Colsanitas

 

2 Comentarios

  • Reply Harold Pastrana 5 marzo, 2018 at 8:30 pm

    Excelente lastimosamente no es tan cierto pues se ha presentado que ha faltado medicamento en la droguería cruz blanca y son 3 o 4 sin medicamento y no hay quien de solucion ni por parte de cruz blanco ni por Sanitas

    • Equipo Editorial
      Reply Equipo Editorial 29 mayo, 2018 at 3:15 pm

      Hola Harold:

      Para conocer tu caso más a profundidad te hemos solicitado unos datos de manera interna a través de correo electrónico.

      Quedamos atentos de la información para poder darle solución a tu caso.

      Saludos,

    Responder

    También te puede gustar