Enfermedades

Cómo afronté la noticia que tengo VIH y seguí con mi vida

24 enero, 2018
Afrontar noticia VIH

Antes de enterarme que soy seropositivo de VIH tenía algunas ideas generales sobre qué es el virus, quizás las mismas que pueden tener muchas personas que día a día reciben información por diferentes medios. Siempre supe que se podía adquirir, pero nunca pensé que a mí me llegaría el turno algún día. Ahora soy más consciente de mi realidad y de la importancia que tiene seguir el tratamiento correctamente, más aún cuando se pierde un gran amigo que tuvo el virus por varios años y nunca tomó el tratamiento con antirretrovirales, si lo hubiese hecho correctamente creo que hoy estaría con nosotros.

Hace varios meses me diagnosticaron como portador de VIH y la noticia llegó cuando estuve varias semanas hospitalizado porque una bacteria me causó una severa infección gastrointestinal. En ese tiempo mi cuerpo estaba sufriendo las primeras manifestaciones del virus y mis defensas estaban muy bajas: perdí casi 40 kilos, vomitaba con frecuencia, tenía diarreas, estaba muy débil y necesité ayuda para bañarme o sentarme.

Pero a simple vista no era claro por qué eso me estaba sucediendo, por eso me hicieron muchos exámenes, entre esos el de VIH y salió positivo. De no ser por esa recaída en mi salud quizás aún no me hubiera enterado. En las circunstancias en que me enteré también les ha pasado a muchas personas. Hombres y mujeres que no saben que son portadores del virus hasta que comienzan a notar que tienen algún problema a nivel respiratorio o con su estómago, se sienten débiles y tienen que ir al médico y terminan sabiendo que tienen VIH.

De no ser por esa recaída en mi salud quizás aún no me hubiera enterado.

Fue un tiempo difícil y confuso para mí, pero tenía que tomar decisiones con respecto a cómo afrontar mi nueva condición. En todo este tiempo no he estado solo, desde que me enteré he tenido la fortuna de contar con el apoyo y la compañía de mis familiares y amigos que saben de mi situación. Cuando hablo con ellos me dan confianza en mí mismo para superar dificultades y afrontar el tratamiento médico con tranquilidad.

También tuve en cuenta las recomendaciones médicas y tan pronto me recuperé de la infección por la bacteria decidí comenzar el tratamiento con antirretrovirales y hasta el día de hoy lo tomo diariamente a la misma hora. Además, cada mes voy a una consulta para una revisión y saber cómo está mi salud.

Al finalizar la hospitalización pude regresar al trabajo y retomar mis actividades del día a día. Hasta ahora estoy estable, la carga viral aún es muy baja, pero no me puedo descuidar. Cada día es una oportunidad para cuidarme, estar mejor y por supuesto para evitar que llegue a desarrollar el SIDA. También me he dado cuenta de que permanecer saludable depende en gran medida de que yo tenga un papel activo con el tratamiento.

Además de tomar regularmente los antirretrovirales y seguir las instrucciones de mi médico, trato de llevar un estilo de vida que me ayude a protegerme contra enfermedades o infecciones que pueden agravar mi situación. Siento que ahora cuido más mi alimentación, por ejemplo, preparo comidas balanceadas y pongo más atención en buscar un buen lugar para comer cuando estoy por fuera de la casa.

Por supuesto que me van surgiendo preguntas sobre lo que implica ser portador del virus y cómo puede afectar mis planes a futuro sobre tener una vida en pareja e hijos, pero trato de buscar información en buenas fuentes que me orienten, tal como conversar sobre estos temas con mi médico en las próximas citas.

También te podría interesar: ´Lo que he aprendido para vivir con VIH´

Durante este tiempo he llevado mi vida con tranquilidad, incluso siento que me estreso menos y sólo me preocupo por cosas que me importan realmente. Mis metas y logros serán tan grandes como yo quiera y trabaje por ellas, pues ser portador me ha llevado a reconsiderar las cosas valiosas de mi vida y las personas que quiero.

Atender mi trabajo, compartir con mis familiares y amigos, ir al gimnasio, disfrutar mi tiempo libre son actividades que hacen parte de mi día a día y me resultan tan amenas y siento que no tengo que vivir con limitaciones para disfrutarlas. Saber que cuento con el apoyo y el acompañamiento de mis familiares y amigos me reconforta y recuerda con quienes pasar mi tiempo. Sé que vivo con un virus que no tiene cura y estoy consciente de los cuidados que debo tener conmigo mismo.

También te podría interesar: ´¿Cómo evitar el contagio del VIH?´

Todo parece muy fácil, pero en realidad ha sido todo un proceso de aceptación, de sueños cruzados, de altibajos, de muchas noches en vela, de muchas preocupaciones, en fin, no ha sido fácil, pero creo que voy por buen camino, el tiempo, la vida y las personas, han sido unos de los grandes motivadores que han permitido que vuelva a tener más claridad en los objetivos que quiero lograr. De acuerdo con investigaciones efectuadas, con un buen tratamiento y dedicación, se puede vivir muchísimos años con el virus, eso significa que puedo hacer planes a largo plazo y llevar a cabo mis objetivos de vida.

**Relato de un paciente con VIH

Agradecimientos del paciente:

  • Ortiz Quiroga Ángela  – Enfermera Jefe del Programa
  • Tamara Ramírez José Roberto – Infectologia
  • Barragán Cañón Lina Cristina – Nutricionista.

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar