Maternidad y Pediatría

Tos Ferina: Alerta de infección respiratoria en niños y adultos mayores

9 agosto, 2017
tos-ferina-alerta-infeccion-bebes-adultos-mayores

La Tos Ferina es una infección respiratoria grave en los pulmones y las vías respiratorias causada por la bacteria Bordetella pertussis que ocasiona una tos muy fuerte que no se puede controlar.

Esta enfermedad afecta a personas de cualquier edad, siendo los bebés y los adultos mayores la población más vulnerable. Se transmite con facilidad de persona a persona a través de los estornudos en los cuales se liberan pequeñas gotas que contienen la bacteria que desencadena la enfermedad.

También, las mujeres pueden trasmitírsela a sus hijos recién nacidos y los bebés pueden contraerla de adultos que no saben que tienen la enfermedad.

¿Cuáles son sus síntomas?

Una infección de tos ferina dura entre 6 y 10 semanas en las que se presentan síntomas similares al resfriado, y se caracteriza por el moqueo o congestión nasal, estornudos y una tos leve que después de la primera o segunda semana se torna aguda.

También te puede interesar: ‘Hacer ejercicio: De prevenir infartos hasta disminuir el riesgo de Cáncer’

¿Cómo afecta a bebés y niños pequeños?

La afección que causa la Tos Ferina en bebés y niños pequeños merece atención rápida para evitar complicaciones. En la población infantil la enfermedad se presenta con interrupción de la respiración en los bebés, lo que se conoce como apnea, así como que tengan dificultad para respirar, comer, beber o dormir por los ataques de tos.

Igualmente, el niño presenta silbidos en el pecho cuando respira, tiene problemas para tomar aire después de un ataque de tos y su piel puede tomar una coloración azul o morada (cianosis) al toser por falta de oxígeno.

Ten en cuenta los signos de alerta para acudir a los servicios de urgencias con tu hijo. Estos incluyen la falta de apetito, vomito continuo, dificultad para respirar, descenso o aumentos de la temperatura corporal, convulsiones, llanto inconsolable, irritabilidad inusual o presenta mal aspecto en general.

¿Cómo puedo prevenirla?

La prevención de la Tos Ferina empieza desde el embarazo. Así, si te encuentras entre la semana 26 y 37 de gestación debes recibir una dosis única de la vacuna de tos ferina, difteria y tétanos (TdaP). Con esta inmunización vas adquirir anticuerpos que le pasarás a tu hijo y lo protegerán del riesgo de infectarse con Tos Ferina en sus primeros meses de vida.

En un estadio severo, la enfermedad causa la muerte en bebés menores de 6 meses, de ahí la importancia de vacunarte.

La vacuna de la Tos Ferina hace parte del Plan Ampliado de Inmunización o calendario vacunal, que comprenden el conjunto de vacunas que deben recibir los niños menores de 6 años en el país de manera gratuita para evitar la aparición de enfermedades prevenibles. También se recomienda que la familia y el círculo de personas cercano al bebé estén vacunados contra la tos ferina y la influenza anual.

En la interacción diaria con tu hijo evita los cambios bruscos de temperaturas, en caso que tú presentes gripa o tos, usa el tapabocas, alimenta a tu bebé exclusivamente con leche materna hasta los 6 meses de edad y no dejes de cumplir las citas del programa de crecimiento y desarrollo.

Otras medidas de prevención para que tu bebé recién nacido o menor de 2 meses no se contagie incluyen restringir el número de visitas después de su nacimiento, principalmente no exponerlo a personas que tengan gripa o tos; no llevarlo a espacios cerrados donde haya conglomerado de gente, especialmente si fuman; y mantener el lavado frecuente de las manos con agua y jabón de quienes estén en contacto con tu hijo.

banner-vacunacion

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar