Maternidad y Pediatría

Tips para convertir las citas odontológicas de tu hijo en una experiencia divertida

30 agosto, 2017
tips-citas-odontologicas-experiencia-divertida

Las consultas de odontopediatría abarcan desde los primeros meses de vida hasta la adolescencia son tan importantes como llevar a tu hijo a las consultas para conocer el estado de su salud general.

Más allá de preparar a tu hijo para una primera cita con el odontólogo se trata de familiarizarlo con asistir al consultorio como una actividad pertinente para él.

Recomendamos que la primera vez que lleves a tu hijo al odontopediatra sea a los 6 de meses de vida, cuando le salen los primeros dientes. Desde ahí, se empieza a dar un manejo individualizado de las actividades de promoción de la salud oral y prevención de las enfermedades bucodentales en tu hijo.

Asimismo, se comienza a construir su historia clínica para considerar sus antecedentes familiares, la presencia de alguna enfermedad sistémica y los factores de riesgo ambientales a los que se expone. Todo esto es relevante para definir el manejo que se le dará para mantener su salud oral y definir cualquier tipo de tratamiento.

De tal modo, en esta entrada te damos unos tips que te ayudarán a que las experiencias de visita de tu hijo al consultorio sean muy agradables.

También te puede interesar: ‘Recién nacidos: Primeros cuidados que debes tener en cuenta para tu bebé’

Entre más temprano empiecen las visitas, mejor

Como lo mencionamos arriba, las consultas odontológicas empiezan desde los primeros meses de vida y el odontopediatra valorará y definirá la frecuencia de las citas.

A medida que el niño crezca se acostumbrará a la presencia del odontólogo y será más receptivo a incorporar hábitos de higiene oral tanto los que enseñan en el consultorio como los que tú puedes enseñarle en casa.

Dejar pasar un largo periodo de tiempo entre esa primera consulta cuando era bebé hasta otra que pueda recibir en edad preescolar dificultará su acercamiento al consultorio y como tal a familiarizarse con los cuidados de la salud oral.

No uses la visita al odontólogo como una amenaza

La atención que se brinda en el consultorio odontológico a tu hijo en ningún momento debes referenciarla como un espacio en el que lo indisponen o será incómodo para él. Es decir, presentarlo como un castigo cuando el niño actúa de mala manera o hace berrinche.

Algunas consultas serán para valorar condiciones de su cavidad oral y otras para adelantar algún tratamiento, para lo cual será necesaria tu cooperación para que sean exitosos.

No des ni mucha ni poca información

La disposición que tu hijo tenga hacia la consulta odontopediátrica tiene que ver en gran parte con que tú seas receptivo a las mismas.

La relación con entorno familiar y contigo influyen para que el niño esté ansioso o no de ir a consulta.

Cuando le anuncias que pronto irán al odontólogo hazlo con serenidad, explicando la importancia de asistir, con un vocabulario sencillo y de acuerdo a la edad del niño sin entrar en demasiados detalles de los procedimientos que le harán, pero tampoco sin dejar de darle información para que no sea vea sorprendido.

Apóyate en los dispositivos tecnológicos

Cada vez más la Internet nos ofrece ayudas audiovisuales sobre diferentes temas y tú puedes apoyarte en estos recursos para familiarizar al niño con los procedimientos que le pueden realizar en el consultorio, así como aprovecharlos para interesarlo en el cuidado de su salud oral mediante hábitos de higiene.

banner-dental

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar