Enfermedades

¿Cómo es la situación del sarampión en Colombia?

26 marzo, 2018
Sarampión en Colombia

El reciente reporte del Instituto Nacional de Salud de dos casos importados de sarampión toma relevancia para la salud pública debido a que la enfermedad estaba de Colombia y además es prevenible mediante la vacunación.

Los últimos reportes de sarampión, tanto el del 2015 como los de este año, corresponden a casos importados, es decir, que las personas infectadas son viajeros procedentes de las zonas de circulación del virus y hasta la fecha en el país no existe reporte de casos autóctonos.

El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa, de origen viral y afecta a la población, tanto infantil como adulta, que no está vacunada, siendo una de las principales causas de mortalidad en niños menores de cinco años a nivel mundial. En ese sentido, el Equipo editorial de Descubre tu Salud conversó con la doctora Johanna Bolaños Macías, médica pediatra adscrita a Colsanitas, para conocer la situación del país frente al sarampión y las características de esta enfermedad.

También te podría interesar: ´¿Qué son los trastornos oculares de la infancia y cómo pueden afectar a tu hijo?´

Medidas para erradicar el sarampión

La doctora Bolaños nos explica que no se han presentado casos de sarampión en los últimos años en gran parte porque la vacuna de la triple viral, que inmuniza contra el sarampión, la parotiditis o paperas y la rubéola, tiene una elevada tasa de cobertura en el país, lo que previene la aparición de casos autóctonos en nuestro medio. Sin embargo, existe el riesgo de que se presenten casos importados del virus.

De otra parte, el Ministerio de Salud realiza actividades de vigilancia en coordinación con las direcciones departamentales, distritales y municipales de salud para que los centros de salud y hospitalarios reporten casos sospechosos de sarampión en pacientes pediátricos, especialmente cuando no tienen antecedentes de vacunación.

Con esta medida se realiza seguimiento porque los síntomas del sarampión en una etapa inicial tienen características de los de una infección viral de las vías respiratorias altas (gripa) hasta que la enfermedad se manifiesta claramente. Mientras eso ocurre, el proceso inflamatorio ha avanzado y existe el riesgo de complicaciones pulmonares o neurológicas. Igualmente, con la vigilancia se busca la confirmación del caso con prontitud y realizar un cerco epidemiológico en la zona de influencia donde ocurrió para descartar otros posibles contagiados, tal como ha ocurrido con estos dos casos reportados.

Además, el país ha atendido las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud cuando esa entidad ha elevado alertas epidemiológicas para que los gobiernos de la región tomen medidas para prevenir la propagación del virus cuando hay brotes en países de América o en otras regiones del mundo, tal como sucedió en 2017, cuando en Europa se reportó un aumento de casos e implicaba un riesgo de circulación de la enfermedad a causa de actividades que propician la movilidad de personas entre países como el turismo, el comercio y las migraciones.

También te puede interesar: ‘Vacunación: por qué inmunizarte puede salvarte de una enfermedad letal’

¿Cómo se contagia?

El contagio del sarampión ocurre mediante las pequeñas gotas que contienen el virus y que son expulsadas por las personas infectadas cuando estornudan, tosen e incluso hablan. Estas partículas, explica la doctora Bolaños, “quedan suspendidas en el aire y entran en contacto con las vías respiratorias o la conjuntiva de otras personas, que si no tienen la vacuna contraerán la enfermedad”.

Después del contagio, “la enfermedad tiene un periodo de incubación de aproximadamente 14 días y luego se presenta una fase inicial con congestión nasal (rinorrea), ojos rojos y aparición en el cuerpo de las manchas de Koplik, que son pequeños puntos irregulares y de color rojizo”, agrega la doctora Bolaños.

Para la segunda fase, que ocurre después del tercer o cuarto día, empieza una erupción característica completa en todo el cuerpo, con manchas rojas o parduzcas, que inician en la cara y se extienden a todo el cuerpo con una duración de aproximadamente una semana, seguida de una descamación fina.

¿Cómo se trata?

Debido a que no existe un tratamiento específico para el sarampión, se atienden los síntomas que se pueden prolongar por dos semanas. Además, el paciente debe recibir una buena nutrición e hidratación. Con esto se busca evitar las complicaciones de la enfermedad como neumonía, encefalitis y hasta la muerte.

¿Qué se puede hacer?

Ante la sospecha de los síntomas, la doctora Bolaños recomienda acudir a los servicios de urgencias y aclara que la prevención del sarampión sólo se logra por la vacunación y no porque que en el pasado la persona sufrió la enfermedad y lo superó.

Así, recomienda que los padres verifiquen que sus niños reciban la vacuna de la triple viral al año de vida y el refuerzo a sus cinco años. De igual forma, manifiesta que esta vacuna también la pueden recibir los adultos que no estén inmunizados o que no tienen claridad sobre si la recibieron.

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar