Enfermedades

9 Recomendaciones para evitar problemas respiratorios en tus hijos

1 octubre, 2017
enfermedades-respiratorias-ninos

Estamos en el mes de los niños y también en medio de una época de lluvias con bajas temperaturas y fuerte corrientes de viento. Durante este tiempo los niños son más vulnerables a sufrir enfermedades respiratorias y crisis si tienen un diagnóstico de Asma.

Las complicaciones de los problemas respiratorios terminan en la visita a los servicios de urgencias y muchas veces en hospitalizaciones. Aquí te compartimos recomendaciones con las que puedes protegerlos cuando planeas salidas con ellos y algunas precauciones que puedes tener en casa.

Vacunas y tratamiento al día

Verifica que las vacunas estén completas, tener el esquema al día te evitará sobresaltos. En caso de que tu niño sufra de Asma es importante que le apliques su tratamiento de control. Según las indicaciones médicas y si presenta respiración con silbidos, tos y dificultad para respirar, propios de una crisis; suminístrale el medicamento de rescate.

Cuidado con los cambios de temperatura

Evita que se exponga a cambios bruscos de temperatura, por eso cúbrele la nariz y la boca al cambiar de ambiente.

También te puede interesar: ‘Cómo identificar el desarrollo de una Enfermedad Respiratoria Aguda en tu hijo’

Evita el contacto con personas enfermas

Se trata de restringir el contacto con personas con gripas o virus respiratorios, así como tocar elementos que han estado en contacto con estas personas.

De otra parte, refuerza el lavado de sus manos con agua y jabón, frotando las manos durante 20 minutos.

Usa el tapabocas de ser necesario

La mayoría de los problemas respiratorios de la época de lluvias son de origen viral y otros son causados por bacterias. Así, cuando las personas enfermas tosen o estornudan en el aire quedan suspendidas partículas de salivas que se propagan en el ambiente.

Precauciones con la actividad física

Es preferible que los niños con Asma las realicen en espacios cerrados, sin exponerse a climas lluviosos o con fuertes corrientes de vientos. Tu hijo debe realizar estiramientos y calentamiento previo.

Revisa sus dispositivos de medicación

Tanto el inhalador como la inhalocámara (nebulizador) son aparatos que le proporcionan medicación a tu hijo, según sea la situación. Es fundamental que siempre estén en buenas condiciones para su funcionamiento.

Verifica el contenido del inhalador, a veces puede quedar sólo propelente (polvo que impulsa la salida del medicamento). También realiza el aseo de la inhalocámara 1 vez a la semana de acuerdo con las indicaciones del fabricante.

Asea tu casa con precauciones

Realiza la limpieza de tu casa con utensilios húmedos, aspirado frecuente y/o utilizar acaricidas (cuando los niños no estén presentes). El uso de blackout livianos (cortinas enrollables) y protectores facilitan el aseo y la ventilación de los espacios debe ser en horas de baja polución, es decir cuando hay bajo flujo vehicular.

Lava con agua caliente

Lava sábanas y fundas de la cama cada 8 días con agua muy caliente o con secadora. Evita que tu hijo entre en contacto con peluches, pero en caso de tenerlos, lávalos con esa misma frecuencia y colócalos en una bolsa sellada durante 12 horas en el congelador.

Cuida y protege a tus mascotas, evita que permanezca en la habitación de los niños y realiza su aseo fuera de la casa.

Las fragancias, cremas, ungüentos, insecticidas, aerosoles y pintura con olores fuertes, entre otros, son irritantes pulmonares, si tu hijo tiene Asma puede sufrir un broncoespasmo.

Cuidado con el humo

Tanto el humo del cigarrillo como el de estufas, vehículos y chimeneas son nocivos para tu hijo. Asegúrate que en el ambiente donde permanece el niño no se fume y  que no entre humo de la calle de cualquier tipo de fuente.

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar