Maternidad y Pediatría

Programa Mamá Canguro: Recomendaciones para cuidar a tu bebé desde casa

30 septiembre, 2017
recomendaciones-programa-bebe-canguro

Tú participación y la de la familia en el Programa Mamá Canguro de Colsanitas es fundamental para rodear al bebé prematuro y lograr que termine su maduración fuera del útero. Si bien, los cuidados empiezan en el hospital tan pronto nace, estos continúan en el hogar y aquí encontrarás unas recomendaciones para cumplir las metas.

La técnica de la posición canguro no interfiere con las actividades diarias y la puede realizar tanto tú como cualquier familiar con previas recomendaciones. Recuerda que esta posición es fundamental para mantener el calor de su cuerpo a través del contacto piel a piel.

También te puede interesar: ‘De cada 100 recién nacidos, solo 56 son alimentados en la primera hora posparto’

¿Qué cosas no se deben hacer mientras mi bebé está en posición canguro?

En el Programa te entregan una faja elástica en la que tu bebé debe permanecer acostado sobre tu pecho de manera horizontal, sin más ropa que su pañal y un gorro para su cabeza.

No puedes moverlo de esa posición para algo diferente de alimentarlo o cambiarlo. Evita la manipulación excesiva del bebé, así como la flexión e hiperextensión de su cuello. No lo calientes con lámparas o botellas con agua caliente porque puedes lesionarlo.

Al igual que los demás recién nacidos, los bebés prematuros no se deben fajar ni colocarles botones en el ombligo para evitar infecciones en esa zona.

También te puede interesar: ‘Enfermedades bucodentales: Grave incidencia en el 75% de la población’

¿Cómo lo baño y alimento?

Debido a las dificultades para controlar su temperatura, su aseo sólo lo debes realizar con una esponja suave, además en el Programa recibirás indicaciones sobre los masajes más adecuados para tu bebé y cómo debes lubricar su piel.

Aliméntalo con leche materna o a la fórmula especial de prematuros indicada por el pediatra; por ningún motivo puede recibir otro tipo de alimentos. La mayoría de los bebés prematuros se alimentan entre ocho y diez veces al día, no esperes más de cuatro horas para alimentarlo.

¿Qué molestias puede presentar mi bebé?

Pujar, estornudar, hipo, tener congestión nasal y deposiciones blandas frecuentes, y el llanto son las molestias que tu bebé prematuro puede experimentar. Sin embargo, este último es la más usual y debes atenderlo lo más pronto posible.

Puedes empezar por hablarle o cantarle, haciéndole sentir que estás ahí, mientras revisas cuál puede ser la causa de la molestia. Revisa su pañal, puede ser que quiera lactar o esté indispuesto por los gases. Acomódalo y no lo cubras demasiado.

¿Cuáles son los principales signos de alarma?

Existen unos signos de alarma a los que debes estar atento para acudir a los servicios de urgencias. No te descuides cuando la piel de tu bebé se torna azulada (cianosis), tenga dificultad para respirar o deje de hacerlo, sus deposiciones vienen con moco o sangre y disminuye su tono muscular, es decir que parece flácido y tiene un control deficiente de su cabeza.

Consulta cuando notes signos de infección en su ombligo o tenga un descenso o aumento brusco de su temperatura corporal. El vómito frecuente y el rechazo a la alimentación también son signos de alarma.

¿Cómo manejo las visitas?

Para todos los recién nacidos, es ideal que en sus primeros 30 días de vida reciban muy pocas visitas para disminuir el riesgo de infecciones y si se trata de un bebé prematuro se deben restringir aún más. Sin embargo, quienes lo visiten deben lavarse sus manos con agua y jabón, y no permitas que le den besos.

No lo expongas al contacto con personas resfriadas o con enfermedades contagiosas, así como a niños en edad escolar, pues por su edad son propensos a la gripa y enfermedades respiratorias. En caso de que tengas resfriado, puedes usar un tapaboca.

También te puede interesar: Cómo identificar el desarrollo de una enfermedad respiratoria aguda en tu hijo

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar