Maternidad y Pediatría

Mitos y verdades de la lactancia materna

18 septiembre, 2018
Mitos y verdades de la lactancia materna

Existen alimentos que afectan la producción de la leche materna: FALSO

El consumo de determinados alimentos no mejorará ni disminuirá la cantidad y la calidad de la leche materna. La alimentación en la lactancia materna, al igual como ocurre en el embarazo, debe ser completa, equilibrada, saludable y adecuada para aportarte bienestar, cubrir tu gasto calórico y necesidades nutricionales, así como las de tu bebé.

No tienes que restringir alimentos, excepto las bebidas alcohólicas. Consume más alimentos que te aporten calcio para suplir ese requerimiento e hidrátate lo suficiente con líquidos para mantener la producción de leche. Es recomendable que al momento de lactar tengas cerca un vaso con agua para beber con frecuencia.

Puedes consumir alimentos ricos en omega 3, como los peces pequeños y los frutos secos, que favorecen la formación de DHA (docosahexaenoico), una grasa importante para el desarrollo visual y neurológico de tu hijo.

Tomar leche de vaca mejora la producción de leche: FALSO

No es necesario que incrementes el consumo de ese producto para asegurar una buena producción y calidad de tu leche. Por el contrario, tomarla en grandes cantidades puede resultar en incomodidades para tu bebé como intolerancia a la lactosa o alergias.

Debo complementar la alimentación de mi bebé con leche de fórmula: FALSO

El uso de leche de fórmula solo es necesario en casos puntuales y con prescripción del pediatra. Por ejemplo, cuando hay dificultades reales relacionadas con la producción de leche, causadas por afectaciones hormonales, endocrinos o trastornos de la glándula mamaria que puedan afectar el crecimiento del bebe.

La producción de la leche materna se debe al estímulo que hace tu bebé cuando succiona el pecho. Entre más succión, mayor producción de leche, así que no será necesario un complemento como la leche de fórmula.

También te puede interesar: ‘¿Cómo prevenir la apnea del sueño en bebés?´

La leche materna contiene todos los nutrientes que tu bebé necesita durante sus primeros meses de vida y se adapta a sus necesidades a lo largo del día. Mientras que la leche de fórmula tiene el mismo sabor y contenido nutricional durante el tiempo que se le suministre.

Los minerales, vitaminas y electrolitos de la leche materna son necesarios para mantener la estabilidad del niño y para ayudar en el crecimiento de sus órganos y huesos.

Otros nutrientes como proteínas y grasas ayudan a su crecimiento y otras específicas como las inmunoglobulinas que favorecen y estimulan el sistema inmune protegiéndolo de infecciones.

Durante la lactancia no puedo tener actividad sexual: FALSO

Es probable que en los primeros meses de la lactancia materna tú y tu pareja no estén interesados en la actividad sexual. No obstante, la actividad sexual no impide la lactancia ni afecta la producción de leche.

Si estoy lactando y quedo en embarazo debo dejar de hacerlo: FALSO

Puedes amamantar embarazada, la leche puede cambiar de sabor pero su calidad sigue siendo óptima.

Si estoy enojada o molesta afecta la lactancia: VERDADERO

En las situaciones de ansiedad, estrés o enojo se liberan un conjunto de hormonas que pueden interferir con la producción de la leche, pero se trata de una respuesta temporal que se supera y no afecta la lactancia como tal.

Se debe procurar que estés en un ambiente que te proporcione bienestar para lo cual es esencial que tu familia y pareja te rodeen en ese periodo en el que además presentas cambios físicos y emocionales.

En la lactancia no puedo tomar medicamentos: FALSO

Los medicamentos pueden pasar al bebé en pequeñas cantidades sin afectarlo. Lo importante es que no afecte la producción de la leche ni al bebé.

Dentro de los medicamentos más usados durante la lactancia en la mujer están los analgésicos, antinflamatorios e incluso los antibióticos, a los que se puede recurrir para tratar los casos como mastitis pero siempre con prescripción médica.

Una mujer con cirugía en los senos no puede amamantar: FALSO

En algunos casos las mujeres que se han realizado una cirugía de reducción de senos o aumento puedan tener dificultad para amamantar. Esta incapacidad se puede deber a que en la cirugía pudo afectar la glándula mamaria, conductos, terminaciones nerviosas, pero no es una situación generalizada.

Si tengo los senos pequeños o el pezón invertido no puedo amamantar: FALSO

La producción de leche no depende ni se afecta por el tamaño de los senos o de los pezones. El bebé para extraer la leche tiene que comprimir la areola y no el pezón. Para una buena succión, tu bebé con su mentón realiza un movimiento hacia adelante y hacia atrás para estimular la glándula.

Si el bebé se agarra del pezón no estimula lo suficiente la glándula mamaria, por el contrario, te causará dolor y grietas en esa zona. Durante el periodo de lactancia no uses ropa ni sostenes apretados y no laves tus pezones ni antes ni después de amamantar, solo pon un poco de leche en el pezón y la areola dejándolos ventilar.

El pezón invertido es una variación anatómica que en algunos casos puede dificultar la lactancia, pero se puede superar cuando se busca atención especializada e incluso se recurre al uso de dispositivos como sacapezones para facilitar este proceso.

Si la mamá está enferma no puede lactar: FALSO

Si contraes una gripa, resfriado o gastroenteritis no tienes que suspender la lactancia. Debes tomar la precaución de usar tapabocas y lavarte las manos con mayor frecuencia, incluso tomar analgésicos bajo prescripción médica.

La lactancia materna está contraindicada cuando la mujer es portadora del virus del VIH o ya ha desarrollado el SIDA. También cuando está tomando quimioterapéuticos para el cáncer.

También te puede interesar: ‘Qué debes tener en cuenta para evitar inconvenientes durante la lactancia materna´

El éxito o las dificultades con la lactancia se heredan de madre a hija: FALSO

En general, las circunstancias que rodean el proceso de lactancia no se heredan y la buena producción de leche o las dificultades que se puedan presentar son particulares de cada caso.

Si el bebé come mucho quiere decir que todo está bien: FALSO

La leche materna debe ser a libre demanda del bebé, pero debes estar pendiente de los signos de un buen aporte. Un número de 6 a 8 pañales mojados durante el día y el número de deposiciones diarias te indicarán si todo está bien con tu bebé.

Sin comentarios

Responder