Síntomas y causas

¿Tienes miedo a permanecer sin celular? Tal vez sufres de Nomofobia

12 febrero, 2018
nomofobia

¿Cuándo fue la última vez que revisaste tu celular? Hace poco, ¿verdad? Y, ¿cómo te sientes cuando no lo tienes cerca o lo olvidas? ¿Desesperado?

La ansiedad y el desespero que sientes por no tener cerca tu celular para consultar si alguien llama o si llega algún mensaje son algunos de los síntomas de un trastorno conocido como Nomofobia. Esta surge por uso y dependencia excesiva al celular y consiste en un miedo irracional a salir sin tu teléfono, olvidarlo, perderlo, que se descargue la batería o estar en una zona fuera de cobertura.

El celular, y en especial el smartphone, se ha vuelto un dispositivo de amplio uso cotidiano. Además de ser un teléfono de uso personal, también te ofrece varias herramientas para aprovechar en tu trabajo y estudio, y por supuesto tu vida social también se ha trasladado a su pequeña pantalla.

¿Cómo sé que tengo Nomofobia?

Las características que te indican si padeces Nomofobia incluyen: intensa ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza y dolor de estómago. Según los expertos, el nomofóbico suele ser una persona insegura y de baja autoestima.

También te puede interesar: ‘Infografía: Depresión, enemigo silencioso que te puede llevar a la muerte’

Por otro lado pueden verse incrementados los modos de manipulación al leer mensajes o revisar que ha pasado en tus redes sociales en las reuniones y hasta en el baño, llegando a resultar un elemento de conflicto cuando interactúas con otras personas, llegando a revisar por lo menos cada 2 minutos la pantalla, aunque no esperes ni llamadas o mensajes; igualmente, sientes que cualquier otra cosa se te puede olvidar, pero nunca tu teléfono; mientras que en los lugares donde hay restricción para su uso, tales como bancos, cines, iglesias o restaurantes, el estrés llega a ti.

Esas situaciones y lugares donde no lo tienes cerca desencadenan una actitud agresiva, de ansiedad e incluso tu atención y concentración se ven afectadas por cuenta de que te sientes incompleto y a la deriva si no puedes disponer del dispositivo.

En casos extremos puedes llegar a experimentar síntomas del síndrome de abstinencia por cuenta de llevar un tiempo sin consumir una sustancia adictiva.

La enfermedad del siglo XXI

La Nomofobia ha sido considerada la enfermedad del siglo XXI a causa de la dependencia a los celulares por su uso desmedido. Principalmente, afecta a adolescentes y adultos jóvenes.

Con el uso frecuente del celular puedes sentir que este pequeño dispositivo es una extensión de tu cuerpo, es como si al usarlo encuentras seguridad, autoestima y una sensación de compañía cuando chateas.

También te puede interesar: ‘5 síntomas que indican la existencia de una infección digestiva en tu cuerpo’

Los efectos de la revisión excesiva del celular también los puedes notar en el rendimiento en tus deberes cotidianos, sea que se trate del trabajo o de tus estudios. Estos se pueden ver comprometidos por cuenta de que no te concentras o porque no les dedicas el suficiente tiempo por cuenta del uso desmedido del celular.

Los dispositivos tecnológicos como los celulares pueden llevar comodidad a tu vida, pero es tu decisión definir hasta donde invaden tus rutinas y definen tus hábitos. Por ejemplo, te acostumbras a la inmediatez que te ofrecen los celulares, de forma que puedes llegar a impacientarte por cuenta de que no recibas una respuesta inmediata tanto en los entornos virtuales como en los tradicionales.

¿Qué puedo hacer?

Empieza por apagar el celular durante la noche, a una hora determinada, y que coincida con tu horario de descanso. Intenta dejarlo en una habitación o espacio que no esté cerca de ti por un periodo prolongado de tiempo. Prueba con dejarlo en casa en algunas ocasiones y maneja horarios para usarlos adecuadamente.

Por supuesto, vuelve a lo que te gusta, a realizar actividades atractivas y que te generan seguridad y confort sin tener que estar al tanto de tu teléfono. Retoma los espacios tradicionales de socialización y pregúntate de qué te estás perdiendo por dedicar más tiempo a usar el teléfono y no a disfrutar de la interacción en lugares y personas que son agradables para ti.

Si eres padre de familia, ten en cuenta los hábitos que están incorporando tus hijos con respecto al uso de estos dispositivos. Considera la cantidad de tiempo que los usan y acuerda con ellos cuál es la mejor forma de aprovecharlo sin generarles ansiedad cuando no los tienen cerca y evitar llegar a un caso de Nomofobia.

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar