Maternidad y Pediatría

Kit de lactancia materna que no puede faltar en tu jornada laboral

20 septiembre, 2017
kit-lactancia-materna-jornada-laboral

Aprovecha plenamente la licencia de maternidad para establecer una buena provisión de leche antes de volver al trabajo. Amamanta a tu bebé una vez antes de irte en la mañana y utiliza la hora de lactancia tan pronto regreses a tu casa.

Si no es posible amamantar, planea extraer leche, en lo posible 3 veces durante el día en tu trabajo.

Para que tu bebé tenga leche disponible, almacena la que te extraes cada día. La leche materna se puede conservar refrigerada hasta por 12 horas y congelada hasta 15 días.

Entrena a la persona que va a cuidar a tu bebé, preferiblemente, 15 días antes del regreso al trabajo. Es normal que cuando retomes tu trabajo te sientas fatigada y experimentes una sensación de pérdida dejando a tu bebé al cuidado de otro. Si has estado amamantando a tu bebé puedes sentir preocupación ante la perspectiva de tener que dejar un proceso natural que ha protegido la salud de tu niño y ha creado un vínculo tan poderoso y nutritivo contigo.

En la transición estas sensaciones son normales, pero las puedes sobrellevar con un poco de paciencia y práctica con los métodos de extracción manual o mecánica.

Es importante explicarle al bebé que debes ir al trabajo pero que regresas y que lo amas mucho. Dejarle canciones grabadas con tu voz, funciona. Llamarlo también es importante y recordarlo en el trabajo a través de un video o foto mientras te extraes la leche que le llevarás como presente.

También te puede interesar: ‘Convulsiones febriles: ¿Qué son y por qué se generan en los niños?’

Lleva siempre el Kit de lactancia materna a tu lugar de trabajo

Recuerda durante la licencia de maternidad, debes prever el kit que llevarás al trabajo  para la extracción de leche en la hora de lactancia válida laboralmente en la lactancia materna. Para esto, ten en cuenta los siguientes elementos:

  • Foto del bebé
  • Nevera portable, preferiblemente recubierta por dentro con aluminio y mejor que no sea de icopor.
  • Dos pilas o geles refrigerantes.
  • Recipientes de vidrio (lo más recomendado) o plásticos (libres de bisfenol o BPA). También puedes usar bolsas recolectoras.
  • Extractos de leche (opcional).

La nevera portable es una lonchera que facilita y apoya la lactancia en tu lugar de trabajo. Teniendo en cuenta estas recomendaciones lograrás darle a tu bebé todos los nutrientes necesarios para sus primeros meses de vida.

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar