Enfermedades

¿Por qué es la higiene oral el hábito que no puede faltar en tu familia?

4 agosto, 2017
higiene-oral-habito-familia

La higiene oral reúne un conjunto de prácticas habituales de la persona para mantener y mejorar su salud a nivel bucal. Estas agrupan el cepillado de los dientes, higiene y alimentación, y su práctica cotidiana ayuda a controlar la proliferación de bacterias en tu boca y la formación de sarro, que son los causantes de la caries y enfermedad de las encías, gingivitis que es inflamación sencilla o periodontitis, en la cual hay riesgo de tener pérdida de piezas dentales, soporte del diente o sangrado.

Mantener la salud oral recae en gran medida sobre los buenos hábitos de higiene oral que llevas en tu cotidianidad.

Así como los aprendiste en tu entorno a través de la socialización y su práctica repetitiva, igualmente debes llevar este proceso con tus hijos, para que desde temprana edad ellos también los aprendan e interioricen.

Con la falta de higiene oral no sólo comienzan enfermedades que podrán requerir tratamientos dispendiosos, sino que se afecta tu vida social, familiar y laboral porque te enfrentas al mal aliento constante, mala presentación y una estética poco favorable con la que te sentirás incómodo para interactuar en diferentes espacios de tu vida diaria.

Cuando llevas hábitos de higiene oral, tus dientes permanecen libres de restos de alimentos, el mal aliento no es problema permanente para ti, tus encías durante el cepillado no sangran ni duelen y además tienen una tonalidad rosácea que indican que están sanas. Aquí te contamos cómo la higiene oral influye en tu bienestar y a mantener una buena condición de salud a nivel general.

También te puede interesar: ‘Hacer ejercicio: De prevenir infartos hasta disminuir el riesgo de Cáncer’

Todos tenemos necesidades diferentes de higiene oral

La forma como cada persona concibe su salud oral es diferente y eso va en las necesidades que se deban atender, ya sea que se trate de alguien sano o con alguna enfermedad oral, incluso si tiene una enfermedad sistémica, si tiene dificultades motrices o si se trata de una mujer gestante.

Es apropiado un manejo individualizado, clasificar dependiendo del riesgo que cada persona presenta, establecer si hay presencia de determinadas bacterias en su boca y dar un tratamiento para estabilizar su crecimiento para evitar la llegada de enfermedades bucodentales. Asimismo, los productos e implementos que requieras sólo los puede autorizar el odontólogo y actualmente en los consultorios también se le enseña a la persona cómo emplearlos para que el manejo diario de la higiene oral sea una actividad sin complicaciones.

La higiene oral es el mecanismo más efectivo de prevención

Con los hábitos de higiene oral consigues más que limpieza y frescura en tu boca. Además de eso ayudan al control bacteriano y a regular el ph de la cavidad oral para que no se torne ácido, de tal forma que se previene la aparición de enfermedades con alta incidencia en la población, como son la caries y la enfermedad periodontal, tal como lo mencionaba arriba. Este tipo de afecciones se pueden presentar a cualquier edad y grupos poblacionales y en ningún momento de la vida se debe desatender la higiene oral.

Existe una relación entre la salud oral y las enfermedades sistémicas

Los pacientes que tienen enfermedades sistémicas, que afectan todo el organismo, como diabetes, enfermedades cardiovasculares o hipertensión arterial son más vulnerables a desarrollar infecciones y procesos inflamatorios en su boca, que incluso llegan a ser más agresivos que en personas que no tengan esa condición. Así, tanto el cepillado y el uso de la seda dental de acuerdo con sus necesidades reducirá el riesgo de complicaciones en la salud general del paciente.

También te puede interesar: ‘¿Qué debo tener en cuenta en el embarazo si sufro de diabetes gestacional?’

No todos nos cepillamos de la misma forma

El lavado de los dientes es fundamental para la salud oral y no todos debemos hacerlo de la misma forma. Una persona que aparentemente tiene unas buenas condiciones de salud oral necesita hacerlo entre dos y tres veces al día, pero otros pueden requerir que sea hasta cuatro veces diarias y emplear más instrumentos de aseo que un cepillo e hilo dental.

El aporte del cepillado para la salud oral radica en tener una adecuada técnica, para lo cual tu odontólogo te puede guiar en función de tus necesidades. Por ejemplo, si la enfermedad periodontal (inflamación de las encías) está en sus primeras etapas, el cepillado se constituye en un aliado para que esta no progrese a un estado más agresivo con daños irreversibles y llegar a tratamientos costosos, dispendiosos y dolorosos para ti.

banner-dental

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar