Síntomas y causas

Dieta de un futbolista: ¿Qué comerán los jugadores que estarán en el Mundial de Rusia?

31 mayo, 2018
Alimentación para deportistas: futbolistas

En un partido de fútbol un jugador gasta aproximadamente 1200 calorías, pero si eso nos parece mucho, su gasto energético diario ronda las 4000 calorías. Las características y el ritmo del organismo de un jugador de élite demandan el consumo calórico de poco más del doble de la cantidad recomendada para las demás personas: 2200.

Los deportistas de alto rendimiento y alta competencia tienen características genéticas que les permite sobresalir sobre los demás, es como si estuvieran hechos de otro material.

Son personas que soportan altas cargas de trabajo muscular, se fatigan menos, tienen umbrales de dolor elevados y su sistema inflamatorio repara muy rápido su cuerpo para enfrentar las extenuantes jornadas.

Estas características, sumado al acondicionamiento físico, les permiten resistir entrenamientos intensos y jugar hasta dos partidos por la semana con sus equipos o competir en un Mundial de futbol.

Dependiendo de la posición en el campo, un jugador puede correr hasta 15 km durante un partido y los movimientos repetidos de gran intensidad hace que los 90 minutos del juego se demande una gran cantidad de energía para resistir las condiciones del juego.

Puede decirse que el organismo de un futbolista siempre está acelerado y eso facilita que se repongan rápidamente, pero a su vez gasten mucha energía para mantener sus funciones vitales, por ejemplo, sólo ponerse en pie cada mañana implica un consumo energético más elevado con respecto a las personas que no tienen ese acondicionamiento físico y masa muscular.

Así, la dieta de un futbolista y los patrones alimentarios son elementos clave junto al entrenamiento, el descanso y su estado emocional y mental para conseguir y mantener su acondicionamiento físico, fuerza, agilidad y resistencia en la práctica deportiva. En definitiva, para que tenga el rendimiento de un atleta.

También te puede interesar: ‘Lesión de Neymar ¿Estará al 100% para jugar en el Mundial?’

¿Cómo se compone la dieta de un futbolista?

Para el equipo médico, definir la dieta de un futbolista pasa primero por valorar cuáles son sus requerimientos particulares, desde su gasto de energía hasta aspectos como su peso y talla.

Es un cálculo que se debe realizar periódicamente para mejorar la composición corporal y en el que se debe considerar su posición dentro del campo de juego y en qué periodo de trabajo se encuentra: preparación, competencia o descanso.

Enfrentar una competencia deportiva intensa por varias semanas plantea unas necesidades alimenticias y nutricionales que los jugadores debe suplir con el consumo de carbohidratos, proteínas, grasas y vitaminas para cubrir su elevado gasto energético diario.

Además, las pautas de alimentación deben considerar cómo debe ser el consumo antes y después de los entrenamientos y los partidos.

 La ingesta de esas calorías las debe distribuir en cinco comidas a lo largo del día y en ocasiones necesitará recurrir a suplementos nutricionales ricos en proteína para asegurar su condición.

El plato del jugador debe contener un porcentaje elevado de carbohidratos, que son fuente de energía para resistir el entrenamiento y los partidos, así como facilitar la recuperación.

También te puede interesar: ‘Practicar deporte: Vital para combatir la Hipertensión Arterial sin medicamentos’

Mientras tanto con la proteína, principalmente los aminoácidos, se busca que el jugador mantenga el tono muscular y aporte al desarrollo de nuevos tejidos. Por su parte el consumo de grasas no debe superar una cuarta parte de su plato y debe privilegiar las que provienen de semillas y oliva.

Para el suministro de suplementos deportivos es necesario conocer el origen de las proteínas para saber cómo es su calidad y absorción en el jugador, además de asegurarse de que se traten de sustancias lícitas.

Además de las comidas que aportan energía, se debe considerar la hidratación que el futbolista debe mantener en función del rendimiento exigido, la temperatura con la que se juega y su nivel de transpiración.

Sin comentarios

Responder