Enfermedades

Deporte en trasplantados: Clave que ha llevado la gloria a la selección colombiana

8 agosto, 2017
deporte-trasplantados-clave-gloria-seleccion-colombiana

Practicar un deporte de alto rendimiento, entrenar intensamente y participar en competencias internacionales también es posible para las personas que han recibido un trasplante de órgano. Llegar a realizar este tipo de actividad física implica un compromiso de la persona, el aval y recomendaciones del cuerpo médico y la disposición de entrenadores, equipos deportivos, entidades y de la sociedad en general para abrir espacios a los deportistas trasplantados.

Los deportistas trasplantados son personas que en determinado momento de sus vidas enfrentaron una enfermedad que los llevó a requerir como única opción de tratamiento un trasplante de órgano para salvar su vida. Ellos hoy tienen en el deporte y en las competencias en las que participan, un estilo de vida que los mantiene en mejores condiciones de salud. Para ellos, correr una determinada cantidad de kilómetros al día o entrenar para una competencia que se aproxima hace parte de su tratamiento.

De tal forma, se han volcado a un estilo de vida que les permite reducir los efectos secundarios de los medicamentos inmunosupresores, ampliar la inclusión en diferentes escenarios de la sociedad, y lentamente, ir derribando mitos que se existen sobre la condición de ser un receptor de trasplante de órgano.

Llegar a la práctica deportiva de alto rendimiento demanda para la persona aumentar la intensidad de sus entrenamientos y trazarse metas en cuanto a su preparación para competir en los certámenes a los que se desea asistir en el transcurso del año.

También te puede interesar: ‘Ejercicios diarios que debes practicar para evitar una muerte prematura’

¿En dónde compiten los deportistas con trasplante?

En los pasados XXI Juegos Mundiales de Deportistas Trasplantados 2017, celebrados en Málaga (España), ocho deportistas de la Selección Colombiana de Deportistas Trasplantados – Colsanitas participaron en natación, atletismo, golf, triatlón y ciclismo.

En esta ocasión obtuvieron una medalla de plata y 4 de bronce.

Estos juegos son la competencia internacional más importante para este tipo de deportistas y se realizan cada dos años por la World Transplant Games Federation, que cuenta con el aval del Comité Olímpico Internacional para esta categoría.

En su última versión participaron delegaciones de 55 países que compitieron en 17 disciplinas.

A nivel regional están los Juegos Latinoamericanos para Deportistas Trasplantados, también realizados cada dos años, en los que igualmente ha participado la Selección. Desde estos escenarios deportivos también se promueve la donación de órganos para salvar la vida de miles de personas que están en listas de esperas de un trasplante de órgano en sus países.

¿Cómo entrenan estos deportistas?

Para competir a este nivel claramente se debe contar con el aval del médico tratante del deportista, a través de una prueba de resistencia, y quien en todo momento está enterado de su entrenamiento y condición como deportista de alto rendimiento. Si el deportista no ha superado la prueba, por ningún motivo puede entrenar de manera intensa para una competencia deportiva.

Lentamente nuestra sociedad se abre a la cultura de donación de órganos y la inclusión de las personas receptoras de trasplante en escenarios como el deporte. Claramente los deportistas con trasplante compiten en certámenes para esta categoría, pero su entrenamiento lo realizan en equipos que reúnen deportistas convencionales (no trasplantados) y con entrenadores que los han incluido en sus grupos, sin reparar en su condición y con los mismos niveles de exigencia para todos.

Un aspecto para considerar en la vida de una persona con trasplante que se dedica a la práctica deportiva de alto de rendimiento para competir, es que se exponen a situaciones en que competir es contra ella misma: contra sus temores y los retos que se ha planteado en su nueva condición.

Al igual que las demás personas que mantienen actividad física regular, un deportista trasplantado recibe los beneficios de esta práctica para mejorar y mantener su calidad de vida, responder mejor al tratamiento y disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades sistémicas como diabetes e hipertensión. Asimismo, se muestra como un testimonio de la cultura de la donación de órganos que hoy les ha permitido correr maratones, subirse a una bicicleta o nadar piscinas olímpicas.

import-donacion

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar