Síntomas y causas

7 cosas que puedes hacer para prevenir el cáncer

14 febrero, 2018
Cancer Prevención

El cáncer también se puede enfrentar y controlar con la prevención de los factores de riesgo que están asociados a padecerlo, así como con la detección temprana de lesiones precancerosas y el diagnóstico en las etapas tempranas del mismo cuando es más efectivo el tratamiento y hay mejor pronóstico.

La Organización Mundial de la Salud estima que un tercio de todos los casos de cáncer que se diagnostican en el mundo se pueden prevenir. En ese sentido, aquí encuentras información sobre cómo puedes reducir el riesgo para contraerlo.

Evita el cigarrillo

El tabaquismo es uno de los principales factores que predispone para la aparición de varios tipos de cáncer como el de pulmón, boca y garganta, esófago, estómago, colorrectal, páncreas, laringe, tráquea, riñón, vejiga y cuello uterino. Incluso, un porcentaje elevado  de las muertes por cáncer de pulmón estuvieron asociadas al consumo de cigarrillo.

Considerar eliminar, puede modificarse como: Un porcentaje elevado de las muertes por cáncer de pulmón estuvieron asociadas al consumo de cigarrillo. Además, el humo del cigarrillo también pone en riesgo de cáncer a las personas no fumadores que están expuestas al humo del cigarrillo.

Practica actividad física regular

Es un hábito que te ayuda a disminuir el riesgo de cáncer, en la medida en que contribuye a mantener un peso corporal saludable y evitas el sobrepeso y la obesidad.

La obesidad es uno de los factores que se consideran más importantes en el aumento de la incidencia de cáncer de mama, de endometrio, colon y riñón. En general, quienes tienen sobrepeso u obesidad tienen un riesgo más elevado de presentar problemas de salud.

También te puede interesar: ‘Hacer ejercicio: De prevenir infartos hasta disminuir el riesgo de Cáncer’

Aliméntate sana y balanceadamente

Se trata de que tengas como hábito saludable llevar una dieta sana y balanceada que te permite mantener tu peso adecuado y a la vez disminuir el riesgo de cáncer y otras enfermedades asociadas con el sobrepeso y la obesidad.

El consumo de productos sanos y en porciones adecuadas te ayudará a cumplir con las necesidades calóricas diarias y te proporciona los nutrientes necesarios para conservar tu salud. En ese sentido, tu alimentación debe incluir frutas y hortalizas, granos integrales, legumbres, productos lácteos bajos en grasa y un consumo moderado de carne, especialmente roja.

Igualmente, modera el consumo de grasas trans, de sal (sodio) y de azúcar, tanto en tus preparaciones como de los productos industriales que las contienen en grandes cantidades, que además, son factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y la obesidad.

En el año 2015, la Organización Mundial de la Salud emitió una alerta para reducir el consumo de carnes procesadas, como salchichas, jamón y demás embutidos, debido a que su consumo frecuente puede provocar cáncer colorrectal.

Modera el consumo de alcohol

Consumir alcohol con regularidad eleva el riesgo de cáncer de boca, laringe y garganta de hígado y de seno, entre otros. Con el aumento de la cantidad de alcohol consumida, el riesgo es mayor.

También te puede interesar: ‘¿Cómo me cuido para conseguir una lactancia materna saludable para mi y mi bebé?’

Protégete de los rayos UV

Utiliza diariamente en las partes de tu cuerpo que quedan expuestas, bloqueador solar de amplio espectro con un factor de protección igual o superior a 30 y repite la aplicación cada dos horas. Igualmente, usa ropa que cubra tus brazos y piernas, sombrero de ala ancha y gafas, y prefiere permanecer a la sombra.

En la playa evita la exposición directa al sol sobre todo en las horas de mayor intensidad de la radiación de luz solar, entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde. Ten en cuenta que la exposición excesiva a los rayos solares está asociada con la aparición de diferentes tipos de cáncer de piel y el envejecimiento prematuro.

La protección solar es una medida de prevención que debes mantener durante todo el año sin importar el clima de tu ciudad o si el día está soleado o no y no solamente dejarlo como una protección cuando vas a la playa o estás en ambientes exteriores.

Evita las infecciones

Existen varios tipos de cáncer que están relacionados con infecciones virales y bacterianas que se pueden evitar. El Virus del Papiloma Humano (VPH) es una infección sexual frecuente y es el causante del cáncer del cuello del útero, en esa forma se puede prevenir evitando las conductas sexuales de riesgo para contraerlo.

Las infecciones por hepatitis B o C se contraen por el contacto con la sangre u otros líquidos corporales infectados ya sea por vía sexual o por compartir agujas entre las personas adictas a drogas. Con el tiempo la hepatitis causa la inflamación del hígado, cirrosis y cáncer hepático. Si sospechas de estas infecciones hazte las pruebas correspondientes.

También la infección con la bacteria Helicobacter pylori puede aumentar el riesgo de algunos tipos de cáncer de estómago. Su detección se realiza habitualmente a través de pruebas de las biopsias obtenidas a través de endoscopias. Consulte a su médico sobre el tratamiento de ésta infección. Se puede transmitir de una persona a otra por contacto directo con saliva, vómito, materia fecal, alimentos o agua contaminados.

Vacúnate

El calendario de vacunación nacional incluye las vacunas contra la hepatitis B para los recién nacidos y la vacuna para niñas y adolescentes contra los dos serotipos del VPH, lo cual ayuda a prevenir eficazmente la aparición de tumores hepáticos para el caso de la vacuna contra la hepatitis B y el cáncer de cuello uterino para el caso de la vacuna para el VPH. El cáncer de cuello uterino continúa siendo la segunda causa de muerte por cáncer en mujeres colombianas debido entre otros factores a la baja tasa de vacunación de la población.

banner-generico-descubre

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar