Maternidad y Pediatría

Cosas que debes saber para evitar una depresión posparto

21 agosto, 2017
cosas-debes-saber-evitar-depresion-posparto

La llegada de un bebé a tu vida también trae una importante carga física y emocional para ti. Igualmente, como debes de cuidar de tu hijo también lo debes hacer de ti misma para afrontar la nueva etapa y estar atenta a los cambios que notas en el posparto.

Es importante reconocer si tienes factores de riesgo para identificar señales de alerta y buscar un tratamiento

La depresión después del parto es una condición que se puede prevenir en la medida que dispones de recursos emocionales para trabajar tu salud mental. Se trata de reconocer si tienes factores de riesgo para presentar una depresión e identificar las señales de alerta para buscar un tratamiento.

Incluso, afrontar un episodio de este tipo también demanda que estés consciente que no sólo se trata de mantener la salud física sino que tu parte emocional también es relevante para que estés en bienestar, de tal forma que no te obligues a dar más de ti cuando llegan los primeros síntomas, a no callar y manifestar lo que sientes.

Hay diferentes medidas a las que se pueden recurrir antes, durante y después del embarazo para prevenir una depresión posparto y para actuar oportunamente cuando los síntomas aparecen. Aquí te mencionamos las cosas que debes tener en cuenta:

1. Valoración en tu cita preconcepcional

Si estás planeando tener un hijo pronto no dejes de pedir una cita preconcepcional con tu entidad prestadora de salud. Allí, además de recibir una valoración de tu salud física, también examinarán si tienes algún riesgo para presentar una depresión una vez finalice tu embarazo.

Esto se refiere al riesgo sicosocial que está estrechamente relacionado con favorecer la llegada de los síntomas. Por ejemplo, es importante que informes si tienes historial depresivo o de ansiedad, lo que permite darte un tratamiento inmediatamente después del embarazo para prevenir la aparición de una depresión.

2. Ten en cuenta los factores de riesgo

Hay factores que te predisponen los cuales se pueden identificar al inicio del embarazo como lo es haber recibido o que recibas actualmente tratamiento para depresión o ansiedad, así como sufrir de hipotiroidismo.

No obstante, hay otros eventos que pueden ocurrir en el desarrollo del embarazo y que oportunamente debes comunicar en el control prenatal, tal como tener una gestación difícil, ser madre soltera, haber sufrido alguna pérdida a cualquier nivel durante el embarazo, tener dificultades en el trabajo o haber sufrido pérdidas anteriores.

3. Manifiesta tus inquietudes en el control prenatal

En caso que necesites soporte emocional manifiéstalo en las citas de control prenatal, para atender factores de riesgo desde las etapas tempranas del embarazo.

4. No te quedes callada

Para lidiar con el posparto es fundamental que expreses a tu entorno las sensaciones y los sentimientos que van llegando.

Seguramente sientes temor a hablar porque recibirás reproches de que no quieres cuidar a tu hijo y cuestionamientos sobre tu maternidad, y a la vez, ser objeto de una fuerte presión social para superar los síntomas por ti misma y sin ayuda de psicoterapia ni medicación.

No expresar cómo te sientes a tu pareja y familia y no comunicarlo a tus servicios de salud, sólo retrasa el acceso al tratamiento. Entonces, no sólo tú estás en riesgo, también lo está tu bebé, pues eres su referente emocional en sus primeros años de vida.

También te puede interesar: ‘8 consecuencias que puede dejar el maltrato infantil en un niño(a)’

5. Provéete de recursos emocionales

Esto implica que debes conocerte a ti misma para no obligarte a hacer más cuando los cambios hormonales en tu organismo están afectando tu estado de ánimo. También debes estar consciente que una emergencia emocional como una depresión puede ocurrir en el posparto y por lo tanto también debes cuidar de ti misma así como lo haces de tu hijo recién nacido.

6. Busca tratamiento

La depresión posparto requiere atención especializada por un médico psiquiatra y sobre todo que sea a tiempo, ojalá desde que sientes las primeras señales y así evitar consecuencias severas por no tratarse oportunamente.

Si es la primera vez que te pasa, no dudes en comentar los síntomas en tus consultas de ginecología u obstetricia, inclusive en las citas pediátricas para tu hijo. Los profesionales de esas áreas te ayudarán a contactarte con un médico psiquiatra y así poder orientarte sobre lo que debes hacer.

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar