Enfermedades

7 mitos, actitudes y comportamientos que te ponen en riesgo de adquirir una ITS

16 enero, 2018

La exposición y el riesgo de contagio de una Infección de Transmisión Sexual son situaciones que puedes prevenir desde tu conocimiento sobre este tipo de enfermedades, actitudes y prácticas con relación a las mismas.

En ese sentido, conocer las siguientes situaciones te ayudarán a prevenir una infección de transmisión sexual.

1. Desconocer las formas de contagio:

Aunque varias de las ITS producen afectaciones localizadas en la zona genital, su contagio no se debe únicamente por esta vía. También ocurre por el contacto sexual oral y se ha visto cómo al restringir el contacto sexual vaginal o anal y buscar más el oral se incrementa la transmisión de una enfermedad como la sífilis.

Sólo se necesita estar en contacto con fluidos que contienen las bacterias, virus y parásitos que causan la infección para que el contagio ocurra.

2. Tener varias parejas sexuales:

Entre más parejas sexuales tengas a lo largo de tu vida, tienes mayor riesgo de exponerte a una ITS. Con cada pareja sexual también entras en contacto con su pasado sexual y esto se vuelve un factor que eleva las posibilidades de contagio.

También te puede interesar: `¿Qué son las infecciones de transmisión sexual y cómo afectan tu salud?´

3. Usar el preservativo inadecuadamente:

Los condones de látex y poliuretano son los métodos de protección que han demostrado la más alta efectividad en prevenir un contagio al momento de una relación sexual.

Sin embargo, su uso incorrecto eleva el riesgo de que te infectes con una ITS. Entre las principales fallas están no colocarse bien el preservativo desde el inicio de la relación, no verificar su fecha de caducidad lo que puede llevar a usar uno que supere los cinco años de producido y usar lubricantes a base de aceite sobre los condones de látex.

Los lubricantes de este tipo dañan la porosidad del material y permiten el paso de agentes infecciosos; es recomendable los aditamentos a base de agua para este tipo de preservativos. Con los condones de fabricados en poliuretano no hay problemas.

4. Usar el condón durante una parte de la relación:

La práctica de usar el condón sólo durante una parte del acto sexual puede estar basada en la creencia de que solamente el contacto con el semen es el que porta las infecciones de transmisión sexual y no es así.

Las secreciones de la uretra masculina como el líquido preseminal también contienen el virus, bacterias o parásitos que producen la infección. Igualmente, en el glande puede haber otras secreciones como ulceras por herpes o sífilis. 

5. Creer que porque no hay síntomas no hay contagio:

Varías de las infecciones de transmisión sexual son asintomáticas después de los primeros días y semanas de ocurrido el contagio, incluso sus primeras manifestaciones son leves, casi que imperceptibles.

Esta situación puede generar falsas apreciaciones en las personas. Por una parte, da la apariencia de que la persona está sana y no enfrentará ninguna infección, desestimando la consulta médica o la realización de una prueba de tamizaje.

De otra parte, te puede generar una falsa seguridad sobre el estado de salud de la pareja sexual. Las ITS causadas por bacterias suelen producir manifestaciones localizadas en los genitales, tales como secreciones, ulceras, irritación e inflamación y al no estar presentes a simple vista se puede descuidar el uso del preservativo, especialmente cuando se trata un encuentro casual.

También te puede interesar: ´8 Infecciones de transmisión sexual más comunes y sus síntomas´

6. Creer que no se puede volver a infectar:

Superar una infección de transmisión sexual como la clamidia, la gonorrea o la sífilis no quiere decir que no las puedas contraer de nuevo. Las infecciones de transmisión sexual de origen bacteriano se pueden contraer tantas veces te expongas. Ten en cuenta que un nuevo contagio puede generar resistencia a los antibióticos y esto complica el tratamiento.

De igual forma, puedes tener más de una ITS a la vez. Incluso, estar infectado por sífilis, gonorrea o clamidia te vuelve más propenso a contraer el VIH y VPH.

7. Con el VIH hay riesgo de reinfección:

Cada paciente con VIH porta una cepa distinta del virus, lo que significa que tiene una carga vírica particular que se manifiesta, por ejemplo, en la resistencia al tratamiento con antirretrovirales.

Si eres portador del virus y mantienes relaciones sexuales sin protección te expones a adquirir un virus más resistente y complicar su tu estado de salud.

2 Comentarios

  • Reply Ivan Cifuentes 7 febrero, 2018 at 4:11 am

    Buenos Días,

    Me podrían Informar si Colsanitas tiene el servicio de realización de la Prueba Elisa y como seria el procedimiento para la toma de dicho examen.

    Agradezco la atención prestada

  • Responder

    También te puede gustar