Enfermedades

¿Qué es el cáncer de cuello uterino y cómo puedo detectarlo?

16 septiembre, 2017
cancer-cuello-uterino-detectarlo

El cáncer de cuello uterino es una enfermedad producida por el Virus del Papiloma Humano (VPH) y afecta el tejido del cérvix o cuello del útero, que es la parte baja de este último y lo conecta con la vagina.

En este espacio te informamos sobre cómo puedes estar atenta a los síntomas y la relevancia de las pruebas de tamizaje y diagnóstico para detectarlo en un estadio temprano.

¿Cómo se desarrolla?

Antes de referirme al cáncer de cuello uterino es importante hacer unas precisiones sobre la infección del Virus del Papiloma Humano, causante de este tipo de cáncer.

El VPH es la infección de transmisión sexual más frecuente en el mundo.

Se estima que un 80% a 90% de los hombres y mujeres que han iniciado relaciones sexuales van a tenerla en algún momento de su vida. Esta infección es mas frecuente en la población que se encuentra en edades entre los 20 y 25 años. Sin embargo, esto no es motivo para alarmarse.

Aunque el cáncer de cuello uterino claramente sólo afecta a mujeres, para que la infección por VPH llegue a ese estadio se requieren otras condiciones y un tiempo promedio entre 10 a 15 años posterior a una primoinfección. Es decir, tener el VPH no significa tener cáncer , pero no por eso puedes dejar realizarte regularmente las pruebas de tamizaje como la citología o pruebas de VPH.

Las infecciones por VPH son transitorias, no necesitan tratamiento y las mujeres que tienen buenas defensas en su organismo son capaces de atacarlas. No obstante, un 10% de estas infecciones son persistentes (mas de dos años) produciendo lesiones premalignas y si en un periodo de 10 años no se intervienen avanzar a cáncer de cuello uterino.

También te puede interesar: ‘Vacunación: por qué inmunizarte puede salvarte de una enfermedad letal’

¿Cuáles son sus síntomas?

La infección por VPH es asintomática y podría decirse que silente, pero cuando generan alguna lesión avanzada en el cuello uterino las pacientes pueden experimentar síntomas como sangrado vaginal, diferente al producido por tu ciclo menstrual, presentar sangrado durante tus relaciones sexuales, flujo de mal olor y dolor pélvico, los cuales son motivo de consulta ginecológica. Incluso, cuando se encuentra en estadios más avanzados se puede notar en el examen físico la presencia de masas en la zona del cuello del útero.

¿Cómo puedo saber si tengo cáncer?

Debido que el cáncer de cuello uterino es el de mayor incidencia en las mujeres entre los 15 y 44 años, se han desarrollado diferentes intervenciones de salud pública para detectarlo en etapas tempranas y brindar un tratamiento oportuno y eficaz.

Seguramente has escuchado sobre la citología y determinada frecuencia con la que debes realizarte. Esta es una prueba de tamizaje de detección de células anormales en el cuello del útero debido a una infección por VPH persistente. Así, de manera estandarizada, rápida y económica se puede detectar si hay lesiones premalignas o no.

Igualmente, existen las pruebas moleculares que cumplen la misma función para detectar Virus de Papiloma Humano en el ADN de las células del cuello uterino. Sobre estas el Ministerio de Salud y Protección Social está evaluando su inclusión en el sistema de salud colombiano.

Cuando el resultado de la citología vaginal o la prueba molecular sale anormal, es necesario realizar exámenes de diagnóstico, como son la colposcopia y la biopsia, para identificar de qué tipo de lesión se trata e incluso para conocer con claridad si es una lesión premaligna o si el cáncer ya está presente en el cérvix.

El cáncer de cuello uterino afecta principalmente a mujeres que se encuentran en edades entre los 15 y 44 años, pero su pico de mayor incidencia está en las mujeres de 35 años. Dado que este cáncer afecta la etapa reproductiva de la mujer, además que en esa edad se encuentra desarrollando proyectos personales y profesionales, las medidas para su detección temprana y diagnóstico son fundamentales para disminuir su incidencia en la población.

¿Cómo se trata?

Después del diagnóstico mediante la colposcopia y la biopsia las lesiones se pueden clasificar en lesiones de bajo grado, alto grado o cáncer de cuello uterino y así mismo se planifican las intervenciones a seguir según la gravedad de cada caso.

Cuando el diagnóstico es una lesión de bajo grado o NIC 1, el tratamiento usualmente es la observación, dado que estas lesiones son transitorias en el 90% de los casos y desaparecen en el transcurso de 18 a 36 meses.

Cuando se trata de una lesión premaligna de alto grado (displasia moderada, severa o NIC 2,3 carcinoma in situ) se realiza una cirugía ambulatoria bajo anestesia local en el mismo consultorio o en salas de cirugía bajo anestesia denominada conización cervical o Lletz; con un porcentaje de tratamiento del 95 al 99% evitando la progresión de estas lesiones a cáncer.

De otra parte, cuando la colposcopia y biopsia reportan cáncer infiltrante o es evidente una masa dependiente del cuello uterino, esta paciente recibirá un tratamiento quirúrgico realizado por el ginecólogo oncólogo o en casos mas avanzados recibir radioterapia y quimioterapia según sea su caso.

Sin comentarios

Responder