Enfermedades

6 consejos que te protegerán de sufrir una enfermedad cardiovascular en tu vida

25 septiembre, 2017
6-consejos-protegeran-enfermedad-cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares son prevenibles cuando se atienden aquellos factores de riesgo comportamentales. Estos factores modificables son el tabaquismo, los niveles elevados de colesterol y azúcar, la falta de actividad física regular, las cifras tensionales mal controlados y la obesidad.

Prevenir este tipo de eventos agudos a nivel cardiovascular requiere de tu cooperación llevando un estilo de vida que contribuya a reducir estos riesgos. Aquí te damos unas recomendaciones clave para conseguirlo.

1. Dile adiós al cigarrillo

El asunto del tabaquismo tiene más incidencia para aumentar el riesgo de una enfermedad cardiovascular más de lo que puedes imaginar. Incluso, haberse fumado aún un cigarrillo en el último mes aumenta la carga de riesgo.

2. No te excedas con el azúcar

Si tienes una historia de diabetes en la familia, estás en mayor riesgo de que desarrolles esta enfermedad, pero si eres cuidadoso con tus hábitos es posible que no llegue a suceder.

La importancia de que estés pendiente de tus niveles de azúcar radica en que tener diabetes es un factor de riesgo de sufrir infarto al corazón.

Si disminuyes el riesgo de diabetes también lo haces de sufrir un trastorno cardiovascular.

3. No olvides que tu alimentación influye

Una alimentación balanceada, con porciones adecuadas que incluyan los diferentes grupos de alimentos nos mantendrán diferentes enfermedades a raya.

¿Cómo podemos hacerlo con las enfermedades cardiovasculares?

Una forma es disminuir la carga de colesterol que hay en la alimentación. Evita las grasas saturadas y los demás productos que puedan favorecer la acumulación de placa que obstruye tus vasos sanguíneos.

Fíjate en la cantidad y el tipo de carbohidratos. Esto resulta clave para mantener los niveles de azúcar controlados y en el caso de que tengas diabetes te ayudará a mantener la glicemia en niveles que no te afecten.

La hipertensión arterial la puedes controlar cuando moderas tu consumo de sal. Si bien este producto es un sazonador de amplio uso en diferentes preparaciones, puedes intentar con otros productos como el ajo o las especias.

Te recomiendo la dieta DASH (Dieta Enfocada en Detener la Hipertensión, por su nombre en inglés) con la cual disminuyes el consumo de sodio, grasas, azúcar, carnes rojas y alcohol; y aumentarás la ingesta de legumbres, frutas y verduras.

4. Muévete más a menudo

Cuando disminuyes tu sedentarismo con conductas como realizar 30 minutos de ejercicio durante 5 días de la semana (150 minutos semanales), disminuyes tu riesgo cardiovascular.

5. Préstale atención a la hipertensión

Esta condición es tratable para que no llegue a complicaciones cardiovasculares sobre todo a nivel de corazón. Cuando la sangre circula constantemente a alta presión en las arterias, estás se van endureciendo y engrosando y cada vez será más difícil el paso de sangre por estos conductos.

Controlar la hipertensión tiene un efecto favorable para reducir el riesgo cardiovascular.

También te puede interesar: ‘Practicar deporte: Vital para combatir la Hipertensión Arterial sin medicamentos’

6. Chequéate, aunque te sientas sano

Las enfermedades cardiovasculares en sus primeros estadios son silenciosas y eso puede hacer que te confíes y termines por desatender chequeos de prevención en los cuales se puede intervenir sobre un factor de riesgo específico.

De otra parte, la visita periódica a chequeos de salud ayuda a diagnosticar tempranamente y así recibir tratamiento a tiempo y eficaz.

La única manera de reducir la elevada incidencia de las enfermedades cardiovasculares, que cada vez más aparecen en la población joven, entre los 25 y 30 años, es a través de programas de atención primaria y tú puedes acogerte a uno de estos.

Colsanitas cuenta con especialistas en Medicina Familiar en todos sus espacios de atención. Con este enfoque se favorece la atención primaria en cuanto a promoción de la salud y prevención de la enfermedad, dos estrategias claves para reducir el riesgo cardiovascular.

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar