Enfermedades

5 aspectos a tener en cuenta si vas recibir un trasplante de órgano

12 julio, 2017
5_aspectos_trasplante_organos

Ante el daño que sufre uno o varios órganos y tejidos de un paciente por una enfermedad, el trasplante surge como la opción terapéutica más pertinente con el fin de salvar su vida y mejorar la calidad de la misma. De esto se derivan una serie de consideraciones que debes tener en cuenta si vas a recibir un trasplante de órgano.

1. Se cambia una condición médica por otra

Con el trasplante de un órgano o tejido no se da una cura al paciente, pero se cambia una condición clínica de enfermedad por otra que ayuda a mejorar su calidad de vida notablemente. Además del procedimiento quirúrgico, el beneficiario de un trasplante debe asistir a controles permanentes, especialmente durante los primeros años y recibir una medicación especial de por vida.

2. Se puede recibir más de un trasplante a lo largo de la vida

Por ejemplo, existen pacientes renales a quienes se les ha realizado tres trasplantes de riñón porque muchas de las enfermedades que lo dañaron pueden dañar el nuevo órgano. Estos pacientes pueden permanecer hasta 15 años con el órgano trasplantado sin asistir a diálisis, pero si la enfermedad vuelve y recae sobre el nuevo órgano puede volverse a trasplantar.

También te puede interesar: ‘5 cosas que debes saber sobre la insulina y los medicamentos para tratar la diabetes’

3. Tu organismo lo puede rechazar

Antes del trasplante se realizan estudios de compatibilidad entre el donante y el beneficiario para disminuir las probabilidades de que este último a futuro rechace el nuevo órgano. Sin embargo, un trasplante quiere decir que te están poniendo un órgano que tu código genético puede rechazar en cualquier momento, específicamente esto sucede porque el sistema inmunitario reconoce el nuevo órgano como extraño y lo ataca.

El rechazo puede presentarse en las primeras semanas posteriores a la cirugía o unos años después. Los síntomas incluyen una disminución en el funcionamiento del órgano, dolor en el área del trasplante, malestar general, síntomas parecidos a los de una gripa como escalofrío, tos, dolor muscular y náuseas.

A lo largo de su vida un receptor de trasplante recibe medicación que disminuye la respuesta del sistema inmune para que no rechace el nuevo órgano.

El tipo de medicamento y las dosis varían de acuerdo a cada caso.

4. Cirugía y recuperación

Un trasplante es un procedimiento quirúrgico complejo y con riesgos. Después de la intervención, el paciente no suele pasarse a una unidad de cuidados intensivos inmediatamente, pero permanece en el piso con monitoreo permanente de su condición. El tiempo de hospitalización varía, pero entre tres y cuatro días puede permanecer internado y luego se continúan los controles por consulta externa.

5. Autocuidado después del trasplante

Las prácticas de autocuidado después del trasplante son claves para adaptarse a la nueva condición y complementar el manejo médico. Es pertinente que mantengas una alimentación balanceada y realices ejercicio con regularidad para no estar en riesgo de sobrepeso u obesidad.

Algunos medicamentos que toma un paciente con trasplante para disminuir el rechazo del sistema inmunitario ante el nuevo órgano pueden dejarlos en riesgo de infecciones debido a la inmunosupresión. Por ejemplo, es recomendable evitar contacto con personas que tengan gripa, tos o estornuden y no exponer a ambientes donde vivan micoorganismos que puedan causar infecciones. Igualmente, puede recibir la vacuna anual de la influenza estacional para prevenir la gripe.

El cuidado también se extiende a la salud oral, pues los pacientes con trasplante son más vulnerables a presentar infecciones en la cavidad bucal como la gingivitis (inflación de las encías), caries y úlceras.

import-donacion

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar