Enfermedades

5 aspectos importantes que se deben tener en cuenta para controlar el VIH

24 noviembre, 2017
5 aspectos importantes controlar vih

La infección por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es una enfermedad crónica, es decir que permanece con la persona el resto de su vida. Sin embargo, existen una serie de aspectos a tener en cuenta para controlarla en el portador:

1. Adherirse al tratamiento 

Si bien hasta la fecha no existe un tratamiento eficaz para su cura, se puede recurrir al Tratamiento Antirretroviral (TAR) que es una combinación de medicamentos de toma diaria para evitar la replicación del virus en tu organismo.

No solamente es importante ceñirse al tratamiento con antirretrovirales y a los demás mecanismos de acción a diferentes niveles, también es relevante el inicio temprano del mismo tan pronto conozcas si estás infectado, esto ayuda a reducir la multiplicación del virus en tu organismo, y sobre todo, postergar la progresión a SIDA. Cuando se desarrolla el síndrome estarás más expuesto a infecciones oportunistas, tumores y otro tipo de enfermedades para las cuales tu sistema inmunitario estará debilitado para combatirlas.

Seguir el tratamiento también te ayuda a prolongar tu expectativa de vida, mantenerte productivo y en general contribuye a lograr una buena calidad de vida.

También te puede interesar: ‘6 cosas que debes tener en cuenta si vas a donar sangre’

2. Hazte una prueba de sangre cada 3 a 6 meses

Es importante hacer seguimiento a la progresión del virus en tu organismo. De esta manera, debes realizarte un examen de sangre para el conteo de las células CD4, que son parte del sistema inmunitario y responsables de hacer frente a la infección por el virus. Lo ideal es que en el conteo se alcancen niveles de este tipo de glóbulos blancos lo más cercano a los normales.

Con el examen de sangre también se conoce la carga viral en tu cuerpo, es decir, qué tanto se ha multiplicado el virus. Igualmente, sirve para calcular por cuánto tiempo puedes permanecer saludable o los estados de la infección en los que tu sistema inmunitario responde mejor.

Los datos que arroja el examen le sirven al personal médico para identificar el riesgo de transmisión a otras personas. Entre mayor sea la carga viral, más elevado es el riesgo de propagación del virus. El seguimiento a la infección por medio del análisis viral con cierta periodicidad, contribuye a realizar ajustes en el tratamiento con antirretrovirales en caso de ser necesario.

3. Ten en cuenta que hay distintos tipos de VIH

No existe un solo tipo de VIH; hasta ahora se han identificado el VIH-1 y VIH-2. El primer tipo de VIH es menos agresivo y está asociado con una progresión más lenta a desarrollar el SIDA; mientras que el segundo es propio de la región oriental de África.

Aunque seas portador del virus todavía estás expuesto a una segunda infección de otro tipo de VIH distinto al que te han diagnosticado. Esto sucede si no tomas precauciones para evitar el contagio, como por ejemplo, si sostienes relaciones sexuales sin preservativo con otro infectado te expones a otras situaciones de riesgo.

Ten en cuenta que cada persona responde de manera distinta ante la infección. El virus se multiplica en cada organismo a distintas velocidades, y por lo tanto, cada uno desarrolla diferentes cargas víricas. Esto se manifiesta en síntomas que pueden ser agresivos e incluso, hacer el virus resistente al tratamiento.

No tomar medidas ante los factores de riesgo inciden en que tu salud se afecte por un nuevo contagio.

4. Toma precauciones

Si eres portador toma medidas que te ayuden a ser menos propenso a contraer infecciones y otras enfermedades ante las cuales puedes presentar complicaciones. La gripe y el resfriado pueden llegar a una neumonía, por lo tanto consulta con tu médico la posibilidad de vacunarte contra la gripe para mantenerte saludable.

5. Lleva un estilo de vida saludable

Mantener una alimentación sana y equilibrada también contribuye a que tu organismo pueda hacerle frente a la infección. Además, te aporta energía y ayuda a mantener el peso pues con el desarrollo de los síntomas puede presentarse una perdida significativa. Incluye en tu dieta buenas fuentes de fibra, proteína, frutas y vegetales.

También es recomendable que aumentes el consumo de vitaminas y minerales que son indispensables para protegerte de la llegada de las enfermedades que puedes contraer si eres portador. Acompaña tu alimentación con la practica regular de ejercicio, que te ayudará a mantenerte activo y a sentirte mejor anímicamente.

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar