Maternidad y Pediatría

4 medidas para evitar complicaciones con la preeclampsia durante tu embarazo

13 julio, 2017
4-medidas-evitar-complicaciones-preeclampsia-embarazo

Los trastornos hipertensivos del embarazo como la preeclampsia no se pueden prevenir pese a que se existen factores de riesgo que predisponen para que una mujer desarrolle la enfermedad. Igualmente, la preeclampsia se presenta en mujeres que no tienen ninguno de estos factores.

Ante esta situación, existen una serie de medidas que se deben tener en cuenta para diferentes momentos: antes del embarazo, durante la etapa temprana del mismo y cuando aparecen los primeros signos de alarma que nos indican la lenta instalación de la enfermedad con el fin de llegar a estado severo de la misma.

1. Ten una cita preconcepcional

Toda pareja que esté planeando tener un hijo pronto debe pedir una cita preconcepcional con el médico para recibir orientaciones en cuanto a las condiciones médicas de la mujer y en qué aspectos de la salud física y mental se puede intervenir para llevar un embarazo sin complicaciones.

Es importante que manifiestes en la cita si tienes algún factor de riesgo que te predispone a la preeclampsia, de esta forma el personal médico te realizará exámenes clínicos que ayudarán a calcular el riesgo de desarrollar preeclampsia.

También te puede interesar: ‘Tos Ferina: Alerta de infección respiratoria en niños y adultos mayores’

2. Conoce e identifica los signos de alarma

Toda mujer que esté planeando tener un hijo debe estar enterada que la preeclampsia es una complicación que se puede presentar en la segunda mitad del embarazo e identificar cuáles son sus signos de alerta, con el fin de comunicarlos a su médico durante las citas de control prenatal en caso que note cambios en su cuerpo.

La preeclampsia se instala silenciosamente y sus primeros síntomas se pueden confundir con algunas situaciones que se enfrentan en los primeros meses de la gestación como la hinchazón, las náuseas y el vómito.

Recuerda que los primeros signos incluyen un aumento de tu presión arterial por encima de 140/90, ganar peso considerablemente en muy poco tiempo, que tus manos y cara se hinchen y disminución de la orina o de la frecuencia.

3. Asiste a las citas de control prenatal

Los chequeos prenatales son indispensables para mantener el bienestar de la mujer gestante y el bebé.

En el primer trimestre del embarazo, específicamente entre las semanas 11 y 14, se le realizan exámenes de sangre y una ecografía para medir el riesgo de tener eclampsia.

Igualmente, se realizan otros exámenes para el quinto y el sexto mes, entre las semanas 20 y 24. Se trata de una ecografía Doppler para examinar la fuerza que tienen los vasos sanguíneos, específicamente la arteria uterina, en caso que la mujer presente hipertensión y conocer cómo va el crecimiento fetal.

A partir de los resultados se determina si es necesario suministrarle medicamento a la gestante tal como dosis bajas de aspirina, pedirle que cuide su peso y que realice actividad física acorde con su estado.

Hacer seguimiento a los primeros signos de desarrollo de la eclampsia nos permite ofrecer una atención oportuna y eficaz a la mujer para no llegar a un estadio severo de la preeclampsia. La optimización de la atención para tratarla permite dar a un manejo expectante del embarazo para que el bebé permanezca más tiempo en el útero y madure en caso que se deba adelantar la fecha del parto.

4. Observación y hospitalización

Ante la llegada de la preeclampia es necesario hospitalizar a la mujer, pero no hay que desembarazar inmediatamente. Se debe considerar los síntomas que manifieste y la edad gestacional en la que se encuentra para así decidir si se adelanta el parto o si se continúa el embarazo con vigilancia médica para no avanzar a signos de severidad.

Sin comentarios

Responder

También te puede gustar